CANNABIS MEDICINAL

Columnas de Opinión 29 de agosto de 2016 Por
La planta de cannabis se utilizó por miles de años en distintas culturas alrededor del mundo para distintos fines, entre ellos, la medicina. El cannabis es originario de la India. Fue utilizado por los antiguos de India y Nepal durante miles de años con el nombre de “qunubu” (nombre que probablemente dio origen a la palabra cannabis). Los antiguos judíos y cristianos también utilizaron el cannabis como sacramento religioso
descarga

HISTORIA:

La planta de cannabis se utilizó por miles de años en distintas culturas alrededor del mundo para distintos fines, entre ellos, la medicina. El cannabis es originario de la India.  Fue utilizado por los antiguos de  India y  Nepal  durante miles de años con el nombre de “qunubu” (nombre que probablemente dio origen a la palabra cannabis). Los antiguos judíos y cristianos también utilizaron el cannabis como sacramento religioso. El uso antiguo del cannabis para fines sexuales se propició en una tradición hindú- budista conocida como Tantra.   En América fue un conquistador español, Pedro Cuadrado de Alcalá del Río, quien introdujo las primeras semillas de cannabis en la Nueva España (México). Otros virreyes también fomentaron el cultivo de cáñamo por sus múltiples aplicaciones. Del uso meramente industrial del cannabis se pasó al uso medicinal como explica en 1712 un "Florilegio medicinal Jesuita. Dice que las semillas de cáñamo se usaban en horchata contra la gonorrea y que masticadas disminuían la cantidad de leche materna. En la cultura Rastafari se la considera “hierba sagrada” y es usada para conectarse con su dios Jah.

LA PLANTA

Existen 3 variedades: Cannabis Sativa, Cannabis Indica y Cannabis Rudelaris.

Cannabis Sativa: Puede llegar a alcanzar alturas superiores a los 5 metros. Tiene flores no muy grandes pero si compactas y olorosas que producen bastante resina. Debido a su alta concentración de THC (tetrahidrocannabinol) es utilizada para la elaboración de hachís.

Cannabis Indica: Alcanzan una altura de entre uno y dos metros. Tienen la característica de ser una planta con un crecimiento muy rápido y con una rápida floración. Es la variedad más empleada como planta medicinal por su mayor contenido en CBD (Cannabidiol),

Cannabis Ruderalis: De naturaleza silvestre, son plantas por lo general pequeñas que apenas alcanza un metro de altura.  Tienen un periodo de floración más corto que la índica. Es utilizada para fabricar inciensos y esencias de manera artesanal.

Sabemos que los españoles trajeron la planta de España al Nuevo Mundo, y que pusieron a los indios a trabajar los plantíos de cáñamo para obtener fibras para papel y tela. Por lo tanto los indios estaban familiarizados con la planta. Seguramente emplearon el mismo nombre que los españoles: cáñamo. Pero comenzaron a buscarle un nombre más autóctono. De la combinación de vocablos del Náhuatl. "Mayi" (mano). "Malli" (prisionero). "Malinalli" (enredadera). "Tlahuana" (embriagarse) se formó el término "mallihuani" que remite a planta-mano, a cautivo y a embriaguez; y "malihuani" se castellanizó como "marihuana". 

Otra posible versión cuenta que el popular nombre de marijuana en México se debía a las curanderas y yerberas que solían llamarse  Marías o Juanas y utilizaban la planta del cannabis con fines medicinales.

Marihuana es un término genérico empleado para denominar a los cogollos de esta planta, que son sus flores femeninas. En sus diferentes variedades, es una línea genética con gran contenido de tetrahidrocannabinol (THC) y,  debido a sus propiedades  psicoactivas, es una de las pocas plantas cuyo cultivo se ha prohibido o restringido en muchos países.

Normalmente se plantan sólo las “hembras”' lejos de la plantas “machos” para evitar la polinización. Si una planta hembra es fecundada, desarrollará semillas en el interior de sus cogollos y se reducirá la producción de THC.  Las hembras no fecundadas crecen más y contienen más THC. Los machos producen muy poco THC, por lo que los cultivadores suelen matar las plantas macho en cuanto se distingue su sexo.

Las flores de la planta de cannabis hembra (Cogollos) contienen la mayor concentración de THC, seguido por las hojas, los tallos y las semillas que tienen "niveles de THC mucho más bajos".

Cáñamo  es la planta de cannabis que se utiliza para la extracción de su fibra  que es utilizada  en  la industria textil, del papel, naviera (cordajes, redes, velas). Y no son  aptas para uso recreativo.

La "súper-marihuana" o "marihuana transgénica" se obtiene por modificación genética o transgénica de las semillas con el fin de hacer que las hojas sean más resistentes a cambios climáticos y productos químicos defoliantes, otorgando una gran concentración de THC, siendo 5 veces más potente que la marihuana tradicional.

CONSUMO

La forma más habitual de consumo es en forma de cigarrillo armado a mano. Se usan directamente los cogollos secos y desmenuzados, el hachís rubio o negro, o bien las hojas de las plantas femeninas.

El hachís es la resina concentrada que se produce a partir de las flores de la planta de cannabis hembra prensada hasta formar una pasta compacta de color marrón. A menudo resulta ser más potente que la marihuana.  Tiene una alta proporción de cannabinoides, entre 40 y 90 por ciento.

El aceite de cannabis es una extracción de los tricomas del cannabis de gran pureza y potencia al estar más concentrado el tetrahidrocannabinol (THC).

El cannabis también se puede consumir como té o disuelto en café, como tartas (space cake )(«tarta espacial») o hash brownies («bollos con hachís»).

La ingestión por vía oral debe ser siempre bien medida, ya que de esta forma se ingresa más porcentaje de THC que fumado o vaporizado.

ACCION

La planta posee distintos  principios activos, denominados Cannabinoides. Estos Cannabinoides, por estar dentro de la planta, se denominan Fitocannabinoides. El cuerpo humano también produce moléculas similares a las de la planta de cannabis, llamados endocannabinoides. En la superficie de muchos tipos de células de nuestro organismo, existen sitios específicos donde se acoplan estos  principios activos de la planta que son los receptores denominados CB1 (Sistema nervioso), CB2 (Sistema nervioso, sistema inmune y órganos periféricos) y CB3 (sistema cardiovascular). Los fitocannabinoides más comunes, y de cuales se tiene mayor información, son el tetrahidrocannabinol (THC) que es el compuesto químico psicoactivo predominante en el cannabis. El cannabidiol (CBD), el cannabinol (CBN) o la tetra-hidro-canna-bivarina (THCV). Estos últimos tienen efectos distintos a los del THC y también actúan en el sistema nervioso y órganos periféricos.

Fue al final de los años ochenta cuando se obtuvieron las primeras evidencias de que la actividad de los cannabinoides a nivel cerebral se debía a la existencia de un mecanismo específico llamado ‘sistema cannabinoide endógeno’. Este sistema desempeña un papel modulador en diferentes procesos fisiológicos, principalmente en el cerebro, aunque también en los sistemas inmune y cardiovascular y de forma menos clara, en el metabolismo energético y en el sistema endocrino.

La potencia del cannabis se mide por la cantidad de THC presente en una muestra.  La marihuana generalmente contiene 5% de THC, la resina puede contener un 20% de THC y el aceite de hachís puede contener más de 60% de THC.

Las manifestaciones clínicas producidas por Cannabis son muy variables y dependen de la dosis, del contenido de THC, de la forma de administración, así como la personalidad, las expectativas y experiencia previa del sujeto y también del contexto en que se consume.

EFECTOS POSITIVOS: Puede inducir a la sociabilidad o al recogimiento. Incremento de la percepción visual y auditiva. Relajación. Desinhibición. Hilaridad. Sensación de lentitud en el paso del tiempo. Analgesia. Mayor actividad física. Aumento del apetito.

EFECTOS ADVERSOS: Dificultad para expresarse con claridad: Alteración de la memoria inmediata. Menor capacidad de concentración. Dificultad en el aprendizaje. Sequedad de la boca. Ojos brillantes y enrojecidos. Taquicardia. Sudoración. Somnolencia. Impotencia. Descoordinación de movimientos. Desorientación. Pánico. Paranoia. Alucinaciones. Delirios. Anhedonia (incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades).  Depresión. Ansiedad. Adicción: si bien el consumo de marihuana desarrolla tolerancia, es decir, que es necesario aumentar la dosis para conseguir los mismos efectos, los efectos de adicción y abstinencia son muy leves en comparación con otras drogas. Las embarazadas que consumen marihuana tendrán niños con problemas de comportamiento en la infancia temprana, bajo peso y menor talla al nacer. Fumar cannabis es el método más perjudicial de consumo. Existe mayor riesgo de sufrir cáncer pulmonar.

La eliminación del organismo es mucho más lenta que los componentes solubles en agua (como el alcohol). El tetrahidrocannabinol (THC) podría demorar hasta 2 semanas en salir del organismo, si bien los efectos fuertes sólo duran un poco más de 2 horas. Los análisis de orina son un medio eficaz de identificar el uso de marihuana, pero no prueba que el consumidor haya consumido la sustancia recientemente. Los cannabinoides son liposolubles (se almacenan en la grasa corporal), por lo que es posible que después de un periodo prolongado de abstinencia, tras realizar algún ejercicio físico intenso o después un periodo de estrés, dé positivo sin haber consumido en un largo periodo.

Esto se debe a la "liberación" de los cannabinoides del tejido graso. Análisis sofisticados pueden determinar si se ha consumido marihuana hasta tres meses después.

USO MEDICINAL

En los últimos años se han producido avances en el desarrollo de fármacos basados en la planta Cannabis o en moléculas sintéticas con una acción similar.

Las propiedades de modulación de la actividad cerebral son útiles en el tratamiento de desórdenes motores como la Corea,  la enfermedad de Parkinson (reducción de la bradicinesia), el síndrome de Tourette (reducción de los tics), epilepsias rebeldes al tratamiento. En la extinción de memoria reciente del estrés postraumático. En la potenciación de la memoria en la enfermedad de Alzheimer. En la reducción de la náusea y el vómito provocado por diferentes causas (pacientes con cáncer con terapia antitumoral).

Se sabe que las diferentes estructuras relacionadas con los procesos adictivos contienen receptores CB1 de forma que estos receptores podrían servir en el tratamiento de varios tipos de adicciones (alcoholismo, tabaquismo, recaída a cocaína o heroína).

Uno de los efectos clásicos de los CB en el SNC, es la regulación del apetito y de la ingesta, por lo que serían de utilidad tanto para el tratamiento de la obesidad como el de la anorexia de diferentes orígenes.

También se pudo demostrar efectos neuroprotectores de los canabinoides en enfermedades neurodegenerativas desempeñando un papel protector de la homeostasis neuronal.

Los CB, parecen tener efectos positivos en el tratamiento de los tumores cerebrales. Lo hacen induciendo la muerte de las células tumorales, a lo que pueden sumar también efectos inhibidores sobre la proliferación tumoral, sobre la angiogénesis y sobre los procesos de metástasis.

LEGISLACION

Prácticamente todos los países tienen leyes concernientes al cultivo, posesión, venta y consumo de cannabis. Los productos no psicoactivos (p.ej. fibra y semillas) son legales en muchos países. Sin embargo, el uso del cannabis como droga se encuentra muy restringido en la mayor parte de ellos.

 En Argentina en los casos de tenencia simple o para consumo personal, así como el cultivo a estos fines, el juez podrá dejar en suspenso la aplicación de la pena y someterlo a una medida de “seguridad curativa” para su desintoxicación y rehabilitación. En Chubut: recientemente una obra social reconoció el aceite de cannabis y en el Congreso avanza en diputados un proyecto de uso medicinal del cannabis.

En Chile aunque la ley no prohíbe el consumo personal y privado de ninguna sustancia adictiva, el porte para uso personal puede ser sancionado. En el 2015, la Corte Suprema sentenció que el autocultivo, individual o colectivo, es legal en Chile, y desde el 1 de diciembre, a través de un decreto del Ministerio de Salud, autorizó la elaboración y venta de medicamentos sobre la base de marihuana que podrán expenderse al público en farmacias o laboratorios mediante receta médica. En el 2016, el Congreso de Chile discute un proyecto de ley que despenaliza el autocultivo de marihuana y también su consumo privado, con fines espirituales, medicinales y recreativos.

Colombia El 25 de mayo de 2016 legalizo el uso medicinal del cannabis.

Tanto en Ecuador como en Paraguay la posesión de 10 gramos es considerada consumo personal o para uso médico y es tolerada

En Uruguay a mediados del año 2012 comienza un amplio debate sobre la legalización de la venta de marihuana. En el 2013 se permite el autocultivo, la creación de clubes de cultivadores y la venta y producción de marihuana, como también la producción de cáñamo industrial. De esta manera, Uruguay se convierte en el primer país en legalizar la producción y venta de marihuana.

En Costa Rica es ilegal, pero el uso es ampliamente tolerado por las autoridades, siempre y tanto no se realice en lugares públicos, y la cantidad no represente posibilidad de distribución y venta.

En Europa: A pesar de los distintos enfoques jurídicos respecto al cannabis, una tendencia común puede verse en el desarrollo de medidas alternativas a la persecución penal para los casos de uso y posesión de pequeñas cantidades de cannabis para uso personal, sin circunstancias agravantes. El cannabis, con frecuencia se distingue de otras sustancias y recibe un tratamiento especial.

Los Países Bajos es el único país de la Unión Europea donde se permite legalmente la venta de marihuana y sus derivados en locales con licencia denominados coffee shops. En España existen los denominados Clubes sociales de cannabis, a través de los cuales los socios pueden acceder al cannabis de forma legal. El uso terapéutico está regulado mediante receta hospitalaria. En Reino Unido el consumo de cannabis nunca ha sido ilegal, pero la posesión continúa siendo un delito.

Los argumentos que se usan a favor de la legalización y la regulación de su consumo se basan 1° en el nulo efecto de la política prohibicionista, ya que el consumo de drogas ilegales ha crecido;  y 2° que la represión del consumo impide la adopción de medidas de salud pública para reducir el sida o las muertes por sobredosis.

Existen, en algunos países, incoherencias y vacíos legales  tales como la legalidad de la posesión de cannabis para consumo pero no transportarlo por la vía pública ya que sería considerado tráfico. Tal es el caso de España y Perú. En Argentina, si bien la Corte Suprema de Justicia declaró la inconstitucionalidad de los artículos de la Ley 23.737 de Drogas que criminalizan la tenencia para el consumo personal de sustancias estupefacientes, la misma aún no ha sido modificada, de manera tal que al día de hoy continúan abriéndose procesos penales contra quienes son hallados con dichas sustancias. No obstante, en estos casos, los tribunales federales inferiores sobreseen a los imputados por este delito.

Otro caso de incoherencia de las leyes regulatorias de drogas se da entre las leyes federales de Estados Unidos, que no permiten ningún tipo de comercialización, y las leyes de algunos estados, como por ejemplo, California, que permite la comercialización de cannabis a pacientes con fines medicinales. Los residentes de los estados de Colorado y Washington legalizaron la producción, venta y posesión de la marihuana y los de Massachusetts aprobaron su uso para fines médicos.

 Fuente: Dr. Gustavo Scabuzzo

Boletín de noticias