VILLADA: VECINOS PREOCUPADOS POR LA ATENCIÓN MEDICA EN EL SAMCo LOCAL RECLAMAN POR CAMBIOS URGENTES

Villada 10 de octubre de 2019 Por
IMG_20191010_183943
Samco Villada

Villada es una pequeña población de 1300 habitantes ubicada en el extremo Sudoeste del Departamento Caseros sobre Ruta Nacional 33 a unos 45 km de Casilda, aunque está mucho más cerca de Firmat (12 km). Últimamente, los cambios en la dirección del único efector de salud local, el SAMCo, afectaron seriamente la atención primaria, y es por eso que los vecinos levantaron más de 150 firmas solicitando un cambio. 150 personas que representan a 150 familias del pueblo.

Si bien este medio pudo dialogar con algunos de esos vecinos, no han querido por le momento exponer sus identidades, teniendo en cuenta que más temprano que tarde, todos son pacientes y necesitan de los servicios, sobre todo familias humildes y jubilados por PAMI que utilizan tanto las prestaciones de los profesionales como el traslado en la única unidad móvil que hay en el pueblo, una ambulancia que ya llegó reciclada, usada y que hoy está a punto de decir basta.

Pero el punto principal, no son los servicios ya que hasta hace muy poco tiempo atrás todos estaban conformes, pero en el mes de abril de este año, el Dr. Lezcano quien era el médico titular y a la vez Director del SAMCo se jubiló y el nodo de Venado tuerto, con cierta incidencia comunal, nombraron a un nuevo profesional, y que fue cuando los problemas comenzaron.

De alguna manera, todo los villadenses conocían la forma en que atendía y conducía las cuestiones de los pacientes y del personal el Dr. Lezcano, pero a partir de los cambios todo cambió, valga la redundancia. El nuevo profesional que sería el Dr. Germán Visconti, no reside en la localidad por lo que solamente atiende de lunes a jueves por las mañanas y los viernes por la tarde. Los fines de semana sálvese quien pueda.

Este medio, pudo constatar que durante una tarde cualquiera de la semana, en caso de requerir una ambulancia por lo que podría ser un accidente de tránsito en la traza de la Ruta Nacional 33 en su propia jurisdicción pero sólo se encuentra presente el chofer de la ambulancia, quien no solo atiende el teléfono sino que además debe llamar él mismo a una enfermera que haría guardias pasivas y también al médico, quien acostumbra, según el relato de los mismos vecinos, a tratar de manejar todo por teléfono. Y si por ventura, algún vecino precisara de atención médica después de las 8 de la noche, debe llegarse a la puerta del SAMCo donde hay un cartel que le dice quien está en "guardia pasiva", llamarlo y esperar que la suerte lo acompañe,

Antes, era todo más simple, ya que el Dr. Lezcano vive a pocos metros del efector y ante cualquier emergencia, era él mismo que activaba todos los actores o concurría al domicilio y a partir de ahí podía requerir los servicios de ambulancia si fuera necesario. Ahora, siempre según el relato de los vecinos indignados y preocupados, está literalmente "prohibido" llamar al Dr. Lezcano, según directivas del nuevo director médico.

Además y como si esto fuera poco, concurren al lugar algunos profesionales de distintas especialidades: odontología, kinesiología, nutricionista, pediatra, etc, aunque el nuevo profesional ya habría discutido de mala manera con muchos de ellos, y algunos habrían resentido sus horas en el consultorio social e inclusive en las ultimas horas, varios habrían decidido dejar de atender en Villada directamente, dejando al pueblo y a sus vecinos sin atención médica. Prácticamente librados a su suerte.

Cerca de la fecha de las PASO provinciales, la minoría comunal presentó una iniciativa para permitir trabajar de otra forma y como prioridad el tema de la salud del pueblo, pero fue el mismo presidente comunal quien habido salido a contestar que el Dr. Visconti, que entonces hacía los reemplazos, y que evidentemente ya venía preparando el terreno pero que nunca se mudó a vivir al pueblo como se le había prometido a los vecinos del pueblo para evitar lo que muchos suponían y que está sucediendo.

Las distintas historias que nos van contando los vecinos que se reunieron para recibirnos, se van desgranando, y hay desde fallecimientos donde han tenido que llamar a médicos de otra localidad, hasta decisiones que han tomado ellos mismo, presionando a enfermeros o choferes para que los trasladen a Casilda o a Firmat e inclusive gente que toma remises para que los lleven a atender a otro pueblo, o también de algunos que han llegado a la guardia misma en horario de atención del médico en cuestión y han pasado horas, esperando en una camilla, porque el medico está haciendo consultorio y nadie se anima a preguntar que e hace con el paciente que se retuerce de dolor, o ambulancias que no pueden viajar a más de 60 km/h porque literalmente se desarma sola de los años que tiene en servicio, solo como algunos ejemplos de lo que oímos.

Parece que quienes no escuchan esta realidad son las autoridades que ya sea por política o por cuestiones económicas están mirando para otro lado. El problema es que mientras tanto, la salud de los villadenses pende de un hilo y solo está basada en la suerte y en manos de un profesional que por su carácter, ya ha generado conflictos con todo el mundo, profesionales, trabajadores y pacientes.

Antes de las elecciones hubo muchas promesas pero lo que los vecinos suponían se cumplió. Las promesas, quedaron en eso.

Boletín de noticias