ARTEAGA: LA JUSTICIA DETUVO Y DEJÓ EN PRISIÓN A UN HOMBRE ADULTO ACUSADO DE ABUSAR AL MENOS DE 2 MENORES

Arteaga 29 de octubre de 2019 Por
Ambulancia Ecas en Fiscalía
La ambulancia del servicio privado de emergencias fue llamada por el comportamiento del reo

El pasado lunes, la Unidad Investigativa Policial (PDI) del Distrito Casilda daba cuenta sobre la detención de un hombre mayor de edad en la vecina localidad de Arteaga por instrucción del Dr. Juan Pablo Baños del Ministerio Público de la Acusación de Casilda por delitos de índole sexual y en el día de hoy se llevó a cabo la audiencia donde se le imputaron los hechos quedando en prisión preventiva por orden del juez.

En las dependencias de la Unidad de Gestiòn Judicial (OGJ) de la ciudad de Casilda se llevó a cabo la audiencia imputativa contra Mario P., de 43 años de edad, vecino de Arteaga, desocupado y semi-analfabeto, acusado ahora, por dos (2) hechos de abuso sexual gravemente ultrajante, amenazas simples, amenazas coactivas y corrupción de menores contra un menor de 9 años de edad y un joven de 24 años de quien habría abusado varios años durante su niñez.

Aunque también se deduce de los testimonios presentados por Fiscalìa que el mismo sujeto podría haber abusado en el pasado cercano, también de otros menores, con el agravante que convive ademas con una familiar que tiene tres 83) hijas mujeres menores de edad.

Todo el caso se habría desencadenado porque el joven, de quien Mario P., habría abusado en el pasado veía que un niño menor, era siempre acompañado por el mismo hombre y sabiendo por experiencia propia de las intenciones de estos actos, decidió interpelar al niño y constatando sus peores sospechas: estaba haciendo con el niño lo que había hecho con él.

Según el testimonio del joven, Mario P., acostumbraba a seducir a menores de edad, en situación vulnerable con golosinas, regalos e inclusive dinero para ir a buscarlos a la escuela o al club en su bicicleta. Estos "regalos" no era para nada inocentes porque en alguno de esos momentos, aprovechaba para llevar a los niños a lugares oscuros, como el quincho del Club Alianza, o inclusive a su propia habitación, donde bajo amenazas, toca el miembro de los niños, hacerse tocar el propio e inclusive practicarles o hacerse practicar sexo oral.

"Cuando la gente se vaya vos te venís conmigo" acostumbraba a amedrentar Mario P. a los niños de los cuales terminaba abusando aunque primero les regalaba golosinas o chocolates, el joven que terminó contándola al padre del niño, quien instó la acción penal contra el hoy imputado, habría manifestado que si bien sabe "que no está bien de la cabeza, no quiero que siga en la calle"

Además y como surge de los testimonios recogidos por Fiscalía, el abusador, habría inducido a otros niños de quienes también se sospecha, puede haber abusado como un sobrino que hoy vive en otra ciudad y hasta mismo el hijo de otro pariente, menor de edad, además de, y como dijéramos, convice con tres (3) hijas de una pariente en la misma vivienda.

La defensa, ejercida por la Dra. Evangelina Bonacalza, del Sistema Público de Defensa Penal (SPDP) manifestó que el testimonio del joven carecía de valor por haber prescripto por el mero paso del tiempo y aduciendo que los relatos del niño estarían inducidos, dirigidos e intencionados por el joven contra el imputado, aunque el Juez Pareto desestimó esos argumentos, apoyando el pedido del Dr. Juan Pablo Baños, fiscal a cargo del caso, dictaminando que Mario P., permanezca en Prisión Preventiva por el plazo de 60 días, mientras se instruyen medidas complementarias concernientes a la investigación.

Además, se tomará declaración al niño menor de edad, en Cámara Gesell, con la presencia de todas las partes, como medida juridisccional de prueba en caso de que el tema llegue a un juicio oral y público.

Por otra parte, una vez concluida la audiencia, el reo, que posee ceritificado de discapacidad por portar una leve deficiencia madurativa, al escuchar el veredicto del Juez y luego de explicado por su abogada, tuvo un ataque de nervios, tirándose al suelo, golpeando las paredes y pataleando, gritando y asustando a todos los presentes, por lo que tuvieron que intervenir los agentes policiales presentes para reducirlos, además de llamar a la emergencia médica, aunque finalmente el patrullero lo trasladó a la alcaidía local para luego ser llevado al Hospital San Carlos para su tratamiento.

Boletín de noticias