"YO DEFENDÍ LO MÍO, LO QUE CONSEGUÍ TRABAJANDO. YO DEFENDÍ LA CASA, MI NOVIA Y NUESTRAS VIDAS."

Locales 17 de noviembre de 2019 Por
Agustin V., 26 años
Agustin V., 26 años

Era la mañana del viernes y toda la ciudad se conmocionaba por un hecho que comenzaba, tal vez, a dividir la opinión de los casildenses por un hecho que en horas de la madrugada había sucedido en el Barrio Granaderos a Caballo, donde, al menos un joven de sexo masculino, habría intentado robar en un domicilio particular y que , al despertar sus ocupantes, el hombre de la pareja, le disparara un escopetazo para evitar ser robado ante una amenaza de muerte.

A medida que se iban conociendo más detalles del hecho, la sociedad se iba familiarizando con la situación y tal como sucedió dos (2) años atrás con el caso de Jorge Van Autemboer, la sociedad casildense se hacía eco de un hecho de sangre, donde un trabajador se defendía y un delincuente caía abatido.

En este caso, a diferencia del de Van Autemboer, la justicia, en opinión de la Fiscalía, actuó diferente y consideró que hubo legítima defensa y a las pocas horas, antes del mediodía del mismo viernes, liberó a Agustín V., el joven  camionero de 26 años que dormía con su novia en su casa, y a partir de las 4:00 AM su vida dio un vuelco. Dialogamos en exclusiva con él para que sea él mismo quien nos cuente que pasó.

"Tengo 26 años y vivo en pareja con mi novia de 23 años, desde hace unos 10 meses en la casa de su hermano, que se fue a trabajar al Norte y nos pidió que fuéramos a vivir a su casa, para cuidarla y más adelante, tal vez, comprarla" nos cuenta Agustín a manera de introducción para tratar de llegar mas distendidos a un momento tan difícil "Ahora estoy un poco más tranquilo y mi novia todavía está muy nerviosa, ya que pasamos un momento muy difícil pero gracias a Dios estamos codo a codo y lo vamos a superar"

Y vamos conociendo como fueron los momentos previos y parte de su rutina de trabajo: "Yo soy camionero del frigorífico hace unos años y hago viajes cortos, entonces vuelvo tarde pero me permite disfrutar y compartir más tiempo con mi familia. Esa noche fui hasta Correa y mi novia me acompañó para no quedarse sola, y llegamos alrededor de las 2:00 AM, y después de desenganchar el camión, cargué combustible en el centro, volví enganché el semi, y lo llevé al frigorífico y volvimos a casa". y continúa "Le dije a ella: me pego un baño y nos acostamos. Habrá pasado una media hora y ella me despertó, ya que los perros ladraban mucho, y cuando ladran es porque algo hay o alguien anda y mi novia me despierta diciendo que escuchaba ruidos como de alguien queriendo entrar en casa en la puerta del patio".

En las horas posteriores muchas versiones corrieron sobre la poibilidad que el mismo Agustín habría sufrido más hechos de inseguridad y sobre eso nos cuenta que "Si bien, nos faltó una garrafa, una escoba, una pala, no podemos decir que es difícil vivir en el barrio. En esa cuadra somos todos laburadores: hay un remisero, un trabajador de la facultad, trabajadores del frigorífico y siempre hay movimiento desde muy temprano".

Pero luego de las 4, todo cambió: su novia siente los ruidos, la perra ladra, y "me levanto y miro por la cortina de la puerta trasera y se ve que había alguien palanqueando la puerta, así que le pego un golpe al vidrio de la ventana para advertir que adentro había gente. al instante siento que los mismos ruidos de forcejeo en la puerta que da a la calle".

"Cuando yo golpeo la ventana de atrás, se sienten los forcejeos en la puerta delantera, y eso me hace pensar que podrían ser dos personas queriendo ingresar a mi casa y le pido a mi novia que llame a la policía por teléfono" continúa el relato de Agustín V. "Corro la cortina y me encuentro cara a cara con un tipo joven y le grito: Tomátelas !!" y ahí se desencadena el hecho en sí "Yo ya tenía la escopeta en mis manos, y si bien le advertí, el tipo quería seguir forzando la reja, que se ve que está floja, y al gritarle eso, el me dice: te mato, te mato... vuelvo y te mato a tu novia y a vos te pego un tiro en el pecho, y ahí disparé porque vi que intentó sacar algo de la cintura pero no vi si era un arma".

Luego del disparo propiamente dicho, Agustín tranquilizó a su novia ya que estaba muy nerviosa "El tipo se agarró el pecho, y salió de mi casa, y sale hacia la vereda, yo tranquilizo a mi novia y me vestí, dejé la escopeta sobre la mesa y salgo a la calle, y viene la policía e inmediatamente les dije lo que había pasado y me puse a disposición, y yo veía que este tipo, que había querido robarme y me amenazaba estaba tirado en la esquina hasta que vino la ambulancia y se lo llevaron".

Hoy domingo, ya más tranquilo aunque conmocionado como toda su familia, Agustín nos recibe pero explica "yo defendí lo que me gané trabajando. Yo defendí mi casa, mi novia y nuestra vidas" y también se cuestiona "que hacía a esa hora en mi casa a las 4 AM?" aunque también reflexiona "Yo se que no está bien lo que hice, pero pónganse en mi lugar. Yo actué defendiendo lo mío".

"Después que me dijo que volvía y nos mataba, yo me defendí. Hay que estar en ese momento en ese lugar y yo tomé esa decisión. Pónganse en mi lugar y no se que harían los que hablan sin saber" termina diciendo este joven de tan solo 26 años, trabajador que había llegado de trabajar, que se había acostado después de una jornada de trabajo cuando siente que una o más personas intentaban entrar a su casa "En ese momento yo sentí que era él o era yo".

Luego se supo que quien habría querido ingresar a su casa, es un delincuente con un frondoso prontuario con varias causas acumuladas, tanto del viejo sistema como del nuevo, y una de los hechos más conocidoas había sido cuando desde el patio de la municipalidad se había robado una motocicleta de tránsito y luego el juez Tutau, lo liberó rápidamente.

También trascendió que el Fiscal que interviene en la causa por el Ministerio Público de la Acusación (MPA) el Dr. Emiliano Erhet, si bien continúa trabajando en el caso, habría caratulado la causa como Robo en grado de tentativa con amenazas coactivas, encuadrando a Agustín V. como haber actuado en legítima defensa por lo que ordenó su libertad inmediata y ordenando también la inmediata detención. así que fuer posible, de quien luego de haber pasado casi 6 horas de cirugía en el Hospital San Carlos aún permanece en la UTI con un cuadro muy reservado.

En diálogo telefónico con el abogado de Agustín V., el Dr.. Sebastián Romaldi, consideró que si bien la investigación continúa, destacó el criterio del Fiscal, quien de manera inmediata estimó reunidos los requisitos de la legítima defensa para ordenar la libertad de su defendido.

Boletín de noticias