CASILDA: RECONOCEN IDENTIDAD AUTOPERCIBIDA A PERSONA NO BINARIA. ES EL SEGUNDO CASO EN SANTA FE Y EL CUARTO A NIVEL NACIONAL.

Locales 23 de enero de 2020 Por Redacción
Tegan Guanco
Tegan Guanco

El Registro Civil entregará la partida de nacimiento sin género femenino o masculino y con el cambio de nombre. Había pedido que diga “no binarie” pero la resolución dirá “identidad autopercibida”. Es el segundo caso de la provincia y el cuarto a nivel nacional

En la adolescencia Tegan Guanco pasaba horas frente al espejo pintándose una barba que acompañaba con labios o uñas de colores. En secreto, jugaba a que era mitad varón, mitad mujer. El 8 de marzo de 2018 dividió su cara en dos. Agarró un labial y se pintó la mitad de la boca de rojo. Del otro lado, se hizo una barba verde brillosa con glitter. Fue la primera vez que salió por las calles de Casilda, a 60 kilómetros de Rosario, a mostrar su identidad de género en la marcha por el segundo Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y Personas No Binarias. Tegan tiene 24 años y no se siente varón ni mujer: es una persona no binaria.

La identidad de Tegan fue reconocida esta semana por el Registro Civil de Santa Fe, que cambiará su nombre en la partida de nacimiento y en el casillero de sexo no dirá femenino ni masculino, sino “identidad autopercibida”. Si bien Tegan había pedido que diga “no binarie” decidió aceptar el cambio porque considera que es un antecedente para otras personas no binarias del país y porque no ve las horas de tener el DNI con el nombre que eligió. Como Tegan, otras 6 personas iniciaron el trámite en la provincia. Una de ellas aceptó la misma terminología y el resto la rechazaron y evalúan ir por la vía judicial. A nivel nacional hubo dos reconocimientos de género no binario: en Mendoza y Tierra del Fuego.

La Ley de Identidad de Género de 2012 reconoce el derecho a la identidad autopercibida de todas las personas que viven en Argentina. Fue una normativa impulsada por las organizaciones de diversidad sexual, en especial las personas travestis y trans que por primera vez accedieron al derecho a ser nombradas con el nombre y el género autopercibido. Si bien el texto no especifica que hay que elegir entre femenino o masculino, en la práctica las partidas de nacimiento y los DNI se han dividido en ese binarismo.

Tegan vive en Casilda, estudia Trabajo Social en Rosario y es poeta. Milita en Ni Una Menos Casilda, forma parte de la Asociación de Varones Trans y de un centro de estudios de la UNR. El 5 de agosto del año pasado hizo el pedido en el Registro Civil de Casilda para cambiar su partida de nacimiento. Con la Ley de Identidad de Género como respaldo, pidió reemplazar el nombre que le dieron al nacer por Tegan Guanco. En el casillero de sexo pidió que dijera “no binarie”. Esta semana recibió la respuesta. Le informaron que habían aprobado el cambio de nombre pero que en vez de identidad no binaria pondrán “autopercibida”. Con la nueva partida de nacimiento podrá tramitar un nuevo DNI.

65834141_10214832822470467_6225208203928403968_n
Para Tegan no es lo mismo. “Todos tenemos una identidad autopercibida. Decidí aceptarlo porque es una herramienta legal que me va a permitir vivir mejor. Una palabra no define quien soy. Mi identidad es no binaria pero estoy dentro de un sistema y necesito las herramientas legales porque el documento es necesario para todo. Para mí es importante tener mi nombre y es un granito de arena que aporto a la lucha de las personas no binarias. Ahora tenemos un nuevo antecedente para avanzar”, explicó. 

Hace dos años Tegan empezó a mostrarse como es y hace poco comenzó a tomar hormonas de masculinización. Se nombra con la E del lenguaje inclusivo o en masculino. “Elijo habitar ese punto de encuentro. No me autopercibo mujer ni varón pero elijo habitar la feminidad que me es impuesta socialmente desde lo biológico y también elijo la masculinidad no hegemónica. Mi identidad no binaria tiene que ver con dejar fluir mi deseo. Me veo con barba y las uñas pintadas o vestido”, contó.

Para Tegan ser no binarie es difícil en ciudades como Casilda, donde el activismo no es tan fuerte como en Rosario. “Me han cuestionado e insultado en las redes por no tener una identidad binaria. Más allá de la ciudad, creo que somos una sociedad del desabrazo. Cuesta mucho corrernos del yo y pensar que hay otra persona en frente. Si podemos ponernos en el lugar del otro vamos a poder construir una sociedad más equitativa en todos los sentidos, no sólo en género y sexualidad”, opinó.

Fuente: elciudadanoweb.com

Te puede interesar