UNA JOVEN CASILDENSE DE 32 AÑOS DENUNCIA VIOLENCIA POLICIAL AL SER DETENIDA CUANDO ESTABA EN LA PLAZA SIMONETTA

Locales 21 de abril de 2020 Por Redacción
93885247_526716801350827_3514465652624588800_o

Una mujer de 32 años, en tratamiento médico, y que precisa estar al aire libre cada tanto, por su diagnóstico, fue hasta la Plaza Simonetta el lunes 13 pasado, y cuando estaba sentada en el sector central, cerca del mástil, fue abordada por dos (2) agentes policiales, que según ella, casi sin mediar palabras la agredieron, la insultaron, la esposaron y la llevaron detenida.

Según relata la mujer, estaba sentada en el sector cerca del mástil, alrededor de las 18 horas, cuando llega el patrullero, y se dirigen directamente hacia su persona, y solo con preguntarle que hacía en la vía pública, sin permitirle explicarse, el agente policial la habría agarrado del cuello según sus dichos, arrastrándola escalones arriba.

Siempre, según lo relatado por la mujer, el policía la continuaba insultando y fue peor aún cuando la mujer invocó el nombre de su esposo, que sería compañero de fuerza de los uniformados.

Aqui no terminó el calvario, ya que fue esposada con las manos en la espalda, arrojada a la caja de la camioneta y llevada aprehendida hasta el comando, donde fue llevada hasta un calabozo, siendo que en el transcurso desde la plaza hasta el lugar de detención, siguieron los insultos y los golpes.

Allí estuvo encerrada hasta que la médica policial la llevó hasta su oficina donde constató las lesiones que presentaba para recién liberarla alrededor de las 22:00 horas. Casi cuatro horas después.

Al día siguiente y por consejo de su esposo, volvió a ser revisada por la médica y encaminada al hospital por los fuertes dolores abdominales y de cabeza que sentía, donde quedó internada en observación durante 24 horas.

Si bien, el día miércoles, realizó una exposición en la Comisaría 1era., en estos días acompañada por un letrado, realizará la denuncia en Fiscalía para que se investigue lo sucedido. 

La mujer tiene miedo y teme también porque su esposo al ser compañero de trabajo sufra represalias por haber, su denuncia, tomado estado público y pide por ser escuchada ante la justicia. Hoy todavía está dolorida, y a pesar de contar con un tratamiento médico, tiene miedo de volver a la plaza a tomar aire, claro está, por prescripción médica.

Hoy me puse a pensar que hace una semana se me dio por salir a despejarme porque me sentía ahogada y me dirijo a una...

Publicado por Soledad Carranza en Lunes, 20 de abril de 2020

Te puede interesar