FEMICIDIO DE BERABEVÚ: "QUE MI JULIETA SEA LA ULTIMA. CUIDEN A SUS HIJAS Y EDUQUEN A SUS HIJOS VARONES. NO SOMOS OBJETOS"

Berabevú 26 de julio de 2020 Por Redacción
madre Julieta marcha

Luego de los terribles hechos que se descubrieron en la noche de ayer, cuando se confirmó el femicidio de Julieta Delpino, la joven de Berabevú de tan sólo 19 años, la indignación popular fue ganando terreno. El presunto femicida, Cristian Romero de 28 años fue trasladado a la Comisaría de Chañar Ladeado desde donde tuvo que salir disfrazado de policía para ser trasladado a la Alcaidía de Melincué.

Después de haber sido allanado el domicilio del femicida en calle Guemes casi esquina Terré en Berabevú donde la policía tuvo que derribar la puerta, ante la negativa del ocupante, y que fuera detenido, fue alojado provisoriamente en la subcomisaría del pueblo pero a instancias del Ministerio de Seguridad de la Provincia, trasladado a la localidad de Chañar Ladeado.

Desde allí, ante la aglomeración de gente afuera de la comisaría, la Fiscalía decide su traslado a la Alcaidía de Melincué, pero dada la enorme cantidad de personas a las 02:00 AM frente al lugar, tuvieron que disfrazarlo de policía para evitar que la gente indignada lo reconozca, pero así y todo lo reconocieron y la indignación fue mayor aún.

Hoy, como en muchísimos lugares del país, y tal como había sucedido con el femicidio de Chiara Paez, la joven de 14 años asesinada por su novio, con la complicidad de su familia en 2015, otra vez se escuchó con fuerza el grito de "Ni una menos, vivas nos queremos" pero esta vez ya en reclamo por definiciones concretas ante la violencia de género.

En Berabevú, la marcha, obviamente, tuvo una concurrencia masiva, que acompañó a la familia de Julieta a marchar pidiendo justicia en la plaza San Martín.

"Quiero agradecer a todo el pueblo que ayer estuvieron con nosotros buscándola por todos los campos, todas las casa, y llegando a mi domicilio. Nunca pensé que el pueblo se iba a unir así. Se los agradezco de corazón y necesito que no me abandonen" dijo la madre de la joven visiblemente conmocionada por la situación.

"Necesito que me ayuden a seguir pidiendo justicia porque mi Julieta puede ser cualquier Julieta de ustedes" siguió pidiendo la mamá de la joven y continuó "todos tenemos hijas y eran libres en nuestro pueblo. Todos confiábamos en todos. todos éramos amigos y ahora sabemos que no es así. que cualquiera nos puede arrebatar en 3 cuadras a nuestra hija"

Finalmente hizo un llamado a todo que en el silencio respetuoso de quienes la acompañaron en la marcha, desató el llanto de los presentes y retumbó en cada familia y en cada casa "no me abandonen en la búsqueda de justicia. que mi Julieta sea la primera y la última, por el amor de Dios, cuiden a sus hijas y eduquen a sus varones, las mujeres no somos un objeto"

Justicia por Dios, pero sobre todo, justicia acá en la tierra. Basta de femicidios.

Imágenes y audio gentileza de Multimedios Corral.

Te puede interesar