OTRA HEROÍNA QUE DEJÓ SU VIDA POR LOS DEMÁS: FALLECIÓ MARLENI MONZÓN, ENFERMERA DEL H.E.C.A.

Regionales 09 de noviembre de 2020 Por Por Carlos Barulich para "Pujato Nuestro Lugar"
Marleni

El Hospital Clemente Alvarez, de Rosario (HECA), sufrió la pérdida de Marleni Monzón, una enfermera contagiada de Covid. Mientras los irresponsables bailaban en la isla, frente a Rosario, sin distanciamiento ni cuidados, el corazón de Marleni resistió todo lo que pudo, hasta apagarse, cuando nacía la mañana del domingo. Marleni Monzón, una enfermera de 52 años, dio nada menos que su vida por los demás.

Desde el inicio de la pandemia, hace más de ocho meses, seguramente ha hecho todo lo posible para que otros sigan viviendo, pero nada pudo hacer para salvar su propia vida. Ella habrá aplaudido, seguramente, cuando algún paciente se iba del hospital sano y salvo a su casa. Pero ella no tuvo aplausos con sonrisas. La aplaudieron sí, pero con lágrimas. Todo el personal del HECA está consternado. "No sé si podre seguir viviendo", dijo, desconsolado, su marido.

Su hija, médica, Clarisa Vargas Monzón, desempeña sus tareas en el SAMCo. de Pujato, y todos sus compañeros y compañeras fueron golpeados duramente por la noticia.

Pero pareciera que el destino de Marleni era ése, el de poner cada día su vida en juego, con el uniforme de enfermera. Mientras ejercía servicialmente la enfermería, estudió Derecho, y se había recibido de abogada desde hacía tiempo. Inclusive, había pedido reiteradamente ser trasladada a otro sector de la Municipalidad de Rosario, donde pudiera ejercer su profesión de abogada. Pero nunca le llegó el traslado. Era asesora legal de Intersalud, agrupación de enfermeros de Santa Fe, que viene pidiendo la aplicación de la ley provincial que considera a la Enfermería como una actividad de “alto riesgo”. Y ella siguió poniéndole el cuerpo y el alma a los peligros, luchando en la primera línea, sabiendo, seguramente, que se exponía más que la inmensa mayoría de la gente.

Y aun aquellos que no la hemos conocido, sentimos hoy un inmenso dolor. No es la primera enfermera que muere en medio de la pandemia, y es hasta injusto que los periodistas digamos "murió otra enfermera". La que entregó su vida por nosotros se llamaba Marleni Monzón, no era simplemente "otra enfermera". Y ojalá que cada hospital o clínica le imponga el nombre de estas heroínas a una sala. Que su nombre no se olvide, ni el de Marleni ni el de ninguna otra.

Desde este humilde lugar vaya nuestro abrazo solidario a toda su familia, incluida, claro está, la doctora Clarisa Vargas Monzón, la hija de Marleni, que atiende gente en el SAMCo.. de nuestra localidad, y a sus dos hermanos, David y Agustín.

Y nuestro homenaje permanente a todas y todos los trabajadores de Salud que entregaron sus vidas, en medio de la pandemia. Y también nuestro respeto a los que cada día arriesgan las suyas, sabiendo que en cualquier momento el destino les puede mostrar su cara más dolorosa.
Y finalmente, les ruego pedir por el alma de Marleni. Aunque, claro está, ella ya se ganó largamente el Cielo.

Fuente: Carlos Barulich/ Pujato Nuestro Lugar.

Te puede interesar