DOS MADRES DESTROZADAS RECLAMAN JUSTICIA POR SUS HIJOS

Locales 18 de febrero de 2021 Por Redacción
laureano y emanuel
Laureano y Emanuel.

El Peke y Manolo eran amigos del alma. De esos amigos del barrio, desde chiquitos, de travesuras y de adolescentes de las salidas. Ambos compartían mucho más que la amistad que los unía. Ellos eran de Nueva Roma C, allá donde el barro hermana y donde las necesidades son diarias. Ambos compartían su pasión por las motos. Ahora comparten el dolor de sus madres que claman porque se haga justicia por su muerte. 

Desde el momento mismo del accidente, y tal vez por ser morochos y usar "gorrita" dijeron de ellos muchas cosas, y seguramente seguirán diciéndolas. Sobre todo ahí en las redes sociales donde todo es gratis y parece que algunos son obligados hasta faltar el respeto a cualquier persona. 

Fuimos a buscar la palabra de ambas madres, Silvia y Fabiana. en este momento tan difícil de sus vidas. Dos madres que perdieron a sus hijos y que no podrán volver a tenerlos ya que por culpa de un accidente, evitable sí, y que solo podrán llevarles flores al cementerio.

Silvia Sosa
Silvia, mamá de Laureano

Siempre es muy difícil no caer en los lugares comunes al hablar, tal vez, con las personas que más sufren la pérdida de su propio hijo, pero ambas madres nos recibieron con entereza, porque hoy lo unico que las moviliza es la búsqueda de justicia. "Lamentablemente estas cosas uno, nunca las espera y hoy lo único que quiero es que se haga justicia por mi hijo" expresa Silvia.

"Dicen un montón de cosas, que las luces, que la moto... yo los ví antes de irse en la moto acá afuera de casa, y para mí la moto tenía luces" comenta con cierta indignación pero cuando fue en búsqueda de respuestas: nada. "Ayer fui a Fiscalía pero nadie me atendió. Estuve un montón de tiempo y nadie me dijo nada"

Claro, es como que todavía la esencia de su hijo está en el aire y quisimos saber como era. Tal vez el unico momento en que primero esgrime una sonrisa "Laureano me hacía renegar pero cambió muchísimo. Tenía un montón de amigos. le gustaba tocar la guitara. Era un chico muy bueno. No voy a entender nunca lo que le pasó" pero se quiebra sin consuelo: "A cada rato creo que el va a entrar por la puerta. No puedo dormir esperándolo, y siento una moto y siento que está viniendo esperando el ruido de la puerta". 

Fabiana Aristizabal
Fabiana, mamá de Emanuel.

"Lo peor que te puede pasar en la vida: perder un hijo". así arranca la charla con Fabiana, que recién hoy pudo salir de su casa para dialogar en exclusiva con este medio. "Emanuel era un chico muy querido, y seguro que tuvo errores en la vida como cualquiera, pero cuando quiso cambiar cambió" nos cuenta y se consuela en la misma charla "ahora esta descansando en paz"

En un momento recuerda todo lo que está leyendo por las redes y los amigos de su hijo le acercan "es mentira lo que dicen que la moto era robada. Tenemos todos los papeles de la moto y fue mi vecino quien se la vendió. Están diciendo muchas mentiras" explica hasta el cansancio y aclara "yo asumo que fue accidente, un choque, pero me duele como a cualquier madre" pero esto la lleva inmediatamente al momento que tuvo que ir hasta Rosario ya que como sabemos Emanuel falleció casi 24 horas después del accidente "yo pude viajar hasta el Hospital Centenario y pude verlo, estaba todo lastimado, todo destrozado. Es como que ya sabíamos que no iba superar esto".

Ambas están destrozadas y es absolutamente comprensible. Lo difícil es intentar ponerse en su lugar. Ese dolor que llega hasta el alma y desgarra todo. Desde ese dolor ambas hoy, como sus hijos, hablan desde un mismo lugar. Siguen estando juntos en este momento tan duro para sus familias.

hay frases que ya no recuerdo quien las dijo pero que cualquiera que las haya dicho, las hace una sola. Y recuerdo algunas: "Este tipo hizo mierda nuestra familia" o "yo lo que quiero es nada más que justicia y que quien tenga que pagar que pague, porque a mi hijo no me lo devuelve nadie" pero hay una que me hace mucho ruido: "Nos tratan de negros, nos tratan de todo, pero somos gente trabajadora. Mi hijo era buenísimo

Como toda tragedia, hoy lo más fácil es decir que era evitable, pero como explicarle a dos madres que sus hijos ya no están.

Te puede interesar