CHAÑAR LADEADO: SE CUMPLIERON 23 AÑOS DEL "CRIMEN DE LAS MOCHILERAS" Y SE RINDIÓ HOMENAJE A IRINA MONTOYA

Chañar Ladeado 21 de febrero de 2021 Por Redacción
IMG_3196-1024x683

El 18 de febrero de 1998 Irina Montoya, vecina de Chañar Ladeado, y María Dolores Sanchez aparecían asesinadas en un camino de Guaminí, a 60 kilómetros de Bahía Blanca. El hecho tomó repercusión nacional. El día jueves, al cumplirse 23 años del asesinato se realizó un acto donde se bendijo la placa en su memoria y dijeron sentidas palabras de recuerdo para una de las mochileras asesinadas.

Con la presencia de autoridades y público en general que acompañaron a Mary y Ramón Montoya, padres de Irina se realizó el acto conmemorativo. Sus mas cercanos dijeron palabras de recuerdo y el cura párroco, Juan Carlos Pellegrino bendijo la placa. También habló su profesora del secundario, Marta Rubens y tras el acto, después de ir a saludar a los padres con un abrazo, muchas personas se persignaron frente a un afiche realizado a los 13 años de su muerte.

IMG_3171-1024x683

El 18 de febrero de 1998 Irina Montoya, vecina de Chañar Ladeado, y María Dolores Sanchez aparecían asesinadas en un camino de Guaminí, a 60 kilómetros de Bahía Blanca. Cinco días más tarde, el 23 de febrero,  fue detenido Eduardo Fermin Elicabe en Bahia Blanca, quien según testimonios de la policía, confesó el crimen. Fueron encontradas las cámaras de fotos de las chicas en su casa.

El abogado de la familia Cabezas, Alejandro Vecchi tomó la representación legal en la defensa de la familia Montoya y su participación fue crucial para el esclarecimiento del caso. Las balas coincicían con la pistola de Elicabe, custodio, y el semen que encontraron en el cuerpo de las chicas confirmó que las violó previamente al asesinato. Su coincidencia en los estudios de ADN fue del 99,87%.

En abril dictaron la prisión preventiva a Elicabe y años mas tarde lo sentenciaron a cadena perpetua. Su mujer, embarazada al momento del hecho le negó el apellido de su hijo, que llevó el de ella misma, Gomez.

Sin embargo, pese a la condena, el asesino de Irina Montoya y Dolores Sanchez fue beneficiado con el 2 x 1 y en el 2011 quedó en libertad. Según el diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca se dedicó a ser marinero y alterna su vida entre Comodoro Rivadavia y Ushuaia.

Tal como dice el mural Irina es un «símbolo de lucha» para que un hecho aberrante como éste nunca mas vuelva a ocurrir. Verdad y memoria, para que haya justicia.

Fuente: Radio On/ Chañar Ladeado

Te puede interesar