SIGUEN APARECIENDO VÍCTIMAS DE ABUSO Y AMENAZAS DEL TITULAR DE UN GERIÁTRICO PERO "NADIE HACE NADA"

Locales 22 de febrero de 2021 Por Redacción
VideoCapture_20210222-185221

Hace ya más de 20 días que una joven, Celeste de 19 años, tuvo la valentía de denunciar y exponerse para denunciar que en su primer día de trabajo había sido acosada, manoseada y luego amenazada por el titular de un geriátrico de Nueva Roma, en su primer día de trabajo.

Celeste tiene 19 años y como muchas chicas de su edad, realizan la búsqueda laboral a través de las redes sociales donde pueden difundir y hacer conocer su necesidad de encontrar algún trabajo. Ella y una amiga fueron convocadas por la misma red a un trabajo en una institución privada dedicada a atender personas de la tercera edad. Un geriátrico.

Allí llegaron y rápidamente su titular, un hombre joven de unos 39 años de edad, les dijo que quedaban contratadas y debían empezar casi de manera inmediata ya que fueron un viernes, y el mismo día quedaron comprometidas para comenzar a trabajar desde el día sábado.

Celeste, en este caso, y siempre según su testimonio, debía trabajar durante el turno tarde, de 16 a 20 hs. Su compañera, durante el turno de la mañana.

"El domingo aproximadamente a las 18:30 hs, quedé sola en el lugar con este hombre, y ahí comenzó la tortura: comenzó a tirarme palos y frases indirectas, creo para ver mi reacción. En un momento me llama a una de las habitaciones para supuestamente explicarme como armar la cama de los abuelos." y ahí comenzó el calvario. "Cuando ingreso a esa habitación, él está junto a la cama y al acercarme, él me agarra de la cintura por la fuerza, y quiere besarme y comienza a manosearme la cola, sujetándome con fuerza y apretándome contra su cuerpo, a lo cual yo le repetía que la termine porque no quería, pero él me repetía que me quede tranquila que de ahí adentro no iba a salir"

Esa es una parte de lo que vivió Celeste. Lee todo la nota original: Leé la nota acá

En ese momento, después que este medio viralizó la entrevista con la joven y a raíz del posteo realizado en las redes sociales por ella misma, comenzaron a aparecer más de diez (10) jóvenes con historias similares.

En su mayoría, por no decir todas, tienen miedo de hablar porque han recibido amenazas constantes, y más desde que se destapó la olla.

Ahora, hoy, siguen apareciendo casos, pero lo llamativo es que a más de 20 días de sucedido todo, es como que no ha pasado nada: el lugar continúa funcionando, continúa habilitado y a pesar de haber pruebas contundentes de los hechos, nadie ha sido imputado por el acoso sexual, el abuso sexual y las amenazas proferidas. Llama demasiado la atención. 

"¿A quien hay que recurrir? Porque pareciera que nadie hace nada" nos confiesa una de las víctimas que nos pide "por el amor de Dios, no des mi nombre"

Te puede interesar