UNA MÁS: OTRA JOVEN DENUNCIA ACOSO, ABUSO Y AMENAZAS EN UN GERIÁTRICO DE LA CIUDAD

Locales 23 de febrero de 2021 Por Redacción
WhatsApp Image 2021-02-23 at 12.30.04

Esta joven tiene miedo de denunciar. Tiene 22 años y hace más de 20 días que vive con miedo. Es que en estos más de 20 días desde que Celeste denunció al titular de un geriátrico de la ciudad, nada pasó. O sea, diciendolo literalmente: nadie hizo nada a pesar que ya hay más de 15 chicas que han denunciado la situación de abuso, acoso, y amenazas que sufren al ingresar a trabajar a este establecimiento de Nueva Roma.

"Tengo miedo porque él me dice que nadie me va dar bola y que siempre él va a salir ganando porque conoce gente influyente" Así claramente, esta adolescente víctima de abuso y acoso y ahora de amenazas, pide a gritos que alguien las ayude. A ella y a otra cantidad de víctimas como ella. ¿O debemos esperar que suceda algo peor que esto para que alguien tome cartas en el asunto?

Hace más de 20 días que Celeste destapó la olla y denunció al titular de un geriátrico de Nueva Roma A por lo mismo: acoso, abuso y amenazas.

La secuencia y el accionar del acusado por las chicas es calcado: las contacta por facebook (generalmente jóvenes adolescentes sin experiencia que buscan su primer trabajo) para realizar tareas dentro del geriátrico donde hay unos 6 o 7 abuelos, al primer día, generalmente ya quedan contratadas desde la entrevista misma. Luego las cita, y siempre él, es quien les va a indicar las tareas que deben cumplir, y generalmente, la primer orden es ir a hacer la cama de los abuelos. Allí comienza el calvario, ya que sin mediar casi palabras ni tiempo, las comienza a acosar cuando no directamente a besar o a manosear. 

Seguramente y por acto reflejo, las jóvenes se rehúsan, o lo rechazan, aunque algunas por el mismo temor que les infunde, no dicen nada y entonces sigue avanzando. En algunos casos ha llegado a manosear sus partes íntimas o mismo, a bajarle la ropa para cometer el abuso simple. Quien sabe si el miedo nos está prohibiendo de saber que hay mucho más por conocer.

Después ante el rechazo, comienza una extorsión ante la necesidad laboral y cuando el hilo se corta, siempre por lo más delgado, cuando las jóvenes desisten y se van, comienzan las amenazas telefónicas y por mensajes para amedrentarlas y asustarlas con muchas mentiras. 

Hasta ahora viene logrando su cometido ya que hasta ahora, a pesar del acompañamiento y seguimiento profesional, solamente dos de tantas se han animado a denunciarlo. No aguantan más. pero precisan que alguien haga algo y ponga fin a esta situación.

Sabemos que hay una investigación en curso, pero conforme los tiempos transcurridos, la justicia viene lenta. Y ya sabemos que justicia lenta no es justicia y siempre favorece al poderoso. ¿O será que realmente alguien le da protección para seguir abusando de la necesidad de las personas?¿Que poder hay para que en las épocas que transitamos, la voz de un sólo machirulo sea más fuerte que el miedo de 15 adolescentes?

Escuchá el audio de la entrevista: (NdR: la voz de la joven fue intencionalmente distorsionada)

Leé las dos denuncias acá: primer denunciasegunda denuncia

Te puede interesar