ADOLESCENTE CASILDENSE SUFRE VIOLENTO ROBO DE MADRUGADA. QUEDÓ DESVANECIDO POR LOS GOLPES RECIBIDOS

Locales 06 de abril de 2021 Por Redacción
2013_07_25_9999_28
Foto Gentileza http://sagitarioblues.blogspot.com/

Era domingo de madrugada y un grupo de jóvenes retornaba a su casa después de haber disfrutado una noche de sábado entre amigos en el centro de la ciudad. hasta un cierto punto de la ciudad, caminaban en grupo hasta que uno de ellos que vive en Barrio Timermann emprendió el camino a su casa en soledad. Tiene 15 años y por los golpes recibidos pasó más de media hora desvanecido tirado en la vía pública. Algunos dicen "una desgracia con suerte". Una verdadera locura.

Eran unos siete (7) adolescentes de entre 15 y 17 años que volvían a casa caminando por Sarmiento hasta llegar a Bv. Villada, donde uno de ellos se separó del resto para emprender en solitario el camino a casa. Siguió por Bv. Villada hasta el Bv. Ovidio Lagos y de ahí hasta Güemes. Dobló y a los pocos metros notó que lo seguía una motocicleta en contramano con dos (2) ocupantes.

A los pocos metros, guardó su celular en el bolsillo y sin mediar palabra recibió un golpe terrible desde atrás en su cabeza que lo tiró al piso. Sin darse cuenta ya tenía uno de los sujetos sobre él forcejeando y pidiéndole el celular. 

El adolescente en su desesperación forcejeó y logró sacárselo de encima, para levantarse y correr por calle Guemes hacia calle Roca, pero antes de llegar a la esquina, tropezó y cayó al piso. Ahí los dos delincuentes, como no habían logrado su objetivo antes, emprendieron una golpiza a patadas y trompadas en el piso, llegando hasta aplastarle la cabeza con el pie contra el hormigón. ya sin fuerzas, el adolescente sintió que se desvanecía y no recuerda más nada.

habrá pasado algo más de media hora tirado en la vía pública, y no recuerda muy bien si era la vereda o la calle propiamente dicha, pero se levantó como pudo y a duras penas llegó a la casa de sus abuelos que viven a pocos metros, donde pudo llamar a sus padres.

Todo ocurrió aproximadamente a las 4:15 de la madrugada del domingo. A partir de allí fue trasladado hasta el Hospital San Carlos para realizarle una tomografía y luego poder hacer la denuncia una vez que tenía el alta y la tranquilidad que no tenía ningún tipo de lesión, más allá de los magullones, moretones y chichones producto de la inhumana golpiza. 

Todo por un celular que será canjeado por un par de "cigarrillos" o un par de "bolsitas". Por muy poco hoy no estamos contando una tragedia.

Te puede interesar