"EL TÍO TETO NOS ATABA LAS MANOS, NOS TOCABA Y NOS METÍA EL COSO". FUE CONDENADO A 9 AÑOS DE PRISION EN CASILDA.

Judiciales 20 de mayo de 2021 Por Redacción
20210520_092616
el condenado es conducido a la Alcaidía local escoltado por la policía

En el día de la fecha en los Tribunales Provinciales de Casilda finalizó el Juicio Oral donde el Tribunal Unipersonal a cargo del debate integrado por los Jueces de Primera Instancia Dres. Marisol Usandizaga, Juan José Tutau y Eugenio Romanini condenó a Hector De los Santos a la pena de 9 años de prisión efectiva por los delitos de Abuso sexual con acceso carnal y Abuso sexual simple agravado por aprovechamiento de la convivencia con un menor consumado y en carácter de autor.

El Fiscal Dr. Emiliano Ehret de la Unidad Fiscal de Casilda le atribuyó al condenado, haber abusado sexualmente de una menor de edad, de manera reiterada, desde el 2019 hasta el 26 de julio de 2020 aproximadamente. Los hechos ocurrieron en un domicilio de calle Saavedra al 2800 de Casilda, en el interior de la habitación donde habitaba el imputado en la parte trasera de un terreno que compartía con otros parientes.

También se le atribuye, desde marzo del 2017 aproximadamente y hasta el 26 de julio de 2020, haber abusado sexualmente y en reiteradas oportunidades de otra menor, con la que habitaba conjuntamente en el mismo domicilio mencionado.

Según se desprende de la prueba y de los testimonios, "el Tío Teto", como se lo conoce familiarmente a este hombre de unos 40 años de edad que padece un retraso mental de nivel moderado pero que comprende la gravedad de los hechos según los peritos, ataba, tocaba y abusaba de dos menores de 11 y 12 años de edad, en una pieza que habitaba en el fondo de la vivienda familiar donde conviven nueve (9) personas, mientras que una de las nenas declaró que cuando quiso contar, "nadie le creía, nadie la escuchaba" y su propia abuela, madre del condenado, les reprochaba a las nenas que "es un juego"

La Fiscalía había solicitado la pena de 15 años de prisión efectiva mientras que el Defensor Público, Dr. Ritondale, a pesar del daño inconmesurable que sufrieron las menores, si bien no niega los hechos, cuestionó en su alegato la falta de secuencia cronológica en la acusación pero sobre todo el deficiente rol del estado para proteger la vulnerabilidad de esta familia, mientras que criticó la "dejadez de la fiscalía para investigar hechos de vieja data" cerrando su alocución indicando que la pena soicitada había sido desproporcionada y excesiva.

Te puede interesar