OBSERVATORIO SOCIAL UCA

Nacionales 12 de agosto de 2016 Por
“Ni liberalismo duro ni distribuicionismo populista”. Esta fue una de las frases más contundentes con las que ayer el rector de la Universidad Católica (UCA), Víctor Manuel Fernández, describió la política económica que debería resolver los desequilibrios socioeconómicos
57ad1e3d13680_760x506

“Ni liberalismo duro ni distribuicionismo populista”. Esta fue una de las frases más contundentes con las que ayer el rector de la Universidad Católica (UCA), Víctor Manuel Fernández, describió la política económica que debería resolver los desequilibrios socioeconómicos que periódicamente son relevados por el Observatorio Social de la institución. Esta vez, a través de su estudio Deudas Sociales Pendientes al Final del Bicentenario.

La idea fue plantear la necesidad de abordar la pobreza y la indigencia y la situación laboral de la poblacion, escapando tanto de los planes sociales a granel distribuidos por la gestión anterior como del ajuste económico.

Salvia, presentó los datos que reflejan la evolución de la pobreza y la indigencia según los cuales hoy existen 4,4 millones de personas en riesgo de tener hambre en La Argentina y 7,9 millones de personas con carencias en la protección de la salud.

Sin embargo más contundentes que los números fueron las conclusiones del trabajo: “Los programas sociales son indispensables pero no resuelven desigualdades importantes estructurales. La pobreza solo mermará con la caída de la inflación, la recuperación del crecimiento, la mejora del escenario laboral y el incremento de la inversión social justamente distribuidas”. Y cierra: “En ningún caso cabe esperar un derrame sin un modelo que integre los sectores informales”.

Entre otros datos, el informe de la UCA destacó que hasta diciembre del 2015 había 47,7 % de los hogares con al menos una carencia. El 15,1 tiene 3 o más. “Si bien hay una caída entre 2010 y 2015, un cuarto de los hogares está enfrentado a carencias” , señaló Salvia.

El estudio destacó que existen 5,3% de hogares en situación de indigencia y que la pobreza afecta entre 9 y 12 millones de personas en el país. “Sin duda, Los planes sociales fueron un buen cinturón de seguridad para que la indigencia no se profundizara”, señaló. Sin embargo, debido a la inflación se sumaron nuevos pobres, especialmente en los sectores de clase media-baja, del conurbano bonaerense, , hogares con jefe sin secundario completo y con niños. “No cabe evaluar el contexto político económico actual”, dijo Salvia, al destacar que no se pueden ignorar los graves errores de política en los últimos años. 

Te puede interesar