A moverse

Locales 05 de enero de 2016 Por
El intendente municipal, Sarasola, suspendió la reunión de Gabinete de cada lunes y se reunió con varios secretarios para darle forma al operativo de trabajo y dar soluciones a los problemas de la gente. Por ese motivo se lo pudo ver recorriendo las zonas afectadas en primera persona.

Más de 90 milímetros en pocas horas hicieron que las calles de la ciudad se anegaran y que en algunas zonas de la ciudad, especialmente en los sectores B, C y D de barrio Nueva Roma, el agua llegara a las viviendas. El Municipio dispuso de un operativo especial para brindar rápida respuesta a los vecinos.

El intendente municipal, Juan José Sarasola, suspendió la reunión de Gabinete de cada lunes y se reunió con varios secretarios para darle forma al operativo de trabajo y dar soluciones a los problemas de la gente.
Durante la transición ya se había acordado, con los secretarios de cada área que, ante alguna situación de emergencia, el lugar de encuentro sería el Corralón Municipal. 
Esa fue la base de operaciones donde se recibieron los reclamos y desde donde salió la ayuda para cada uno de los vecinos que se encontraban con alguna situación de emergencia.

El intendente Sarasola recorrió la ciudad y colaboró en la entrega de bolsas de arena y nylon que necesitaban los vecinos, especialmente de barrio Nueva Roma en los sectores B, C y D.
Más de 30 trabajadores municipales, con máquinas y equipos, estuvieron trabajando durante más de siete horas, brindando respuesta a los reclamos de los casildenses a las órdenes de la Ing. Lapegüe, secretaria de Obras y Servicios Públicos.

La secretaria de Desarrollo Social, María Celina Arán, se acercó a la sede de la Vecinal Nueva Roma, donde el municipio, en conjunto con la Comisión Vecinal, armó un centro de evacuados con todo lo necesario para quienes tuvieran que dejar su vivienda.
Sólo dos familias llegaron al lugar pero decidieron alojarse en casa de familiares, por lo nadie quedó en la Vecinal.

El secretario de Prevención y Seguridad Ciudadana, Federico Censi, estuvo abocado al monitoreo, una vez por hora, de los canales que atraviesan la ciudad: el Canal Candelaria, cuyo caudal llegó a la mitad, y los canales de 25 de Mayo, y el de Bv. Argentino que recoge el agua que llega desde el Área Industrial y la zona rural.

Otros secretarios del Ejecutivo recolectaron reclamos por distintas vías, como redes sociales, mensajes de texto, whatsapp, o a través de sus teléfonos particulares, y los centralizaron en la base de operaciones para que el personal municipal diera respuesta. 

Sarasola manifestó su tristeza ante la situación de algunos vecinos: “Esto es producto de tantos años de una forma de gobierno. Esta nueva gestión trabajará de otra forma. Tratará de dar respuestas a todos los reclamos y de poner a Nueva Roma a la par del resto de la ciudad. Tenemos que trabajar en lo urgente, pero fundamentalmente en lo importante. Vamos a dar respuesta a cada uno de los reclamos, pero también queremos encontrar y brindar una solución de fondo.”
El intendente también agradeció la predisposición de los trabajadores municipales: “Han puesto todo de cada uno para dar pronta respuesta a los reclamos de vecinos. Es de destacar lo hecho por los trabajadores, lo que demuestra, una vez más, que entre todos es más fácil salir de cualquier situación.”
“También quiero destacar el trabajo de todos los secretarios y los miembros del Gabinete Municipal que estuvieron al pie del cañón para hacer su trabajo, y aquellos cuyas áreas no tenían directa relación con la situación, también estuvieron ayudando en lo que se podía.”
“Vamos a gestionar los recursos necesarios ante quien corresponda para poder encarar las obras y que no tengamos que volver a pasar por esto” cerró.

Te puede interesar