A LA BUENA DE DIOS

Generales 24 de noviembre de 2017 Por
Hoy 24 de noviembre se cumplen 9 meses desde que ocurrió la mayor tragedia vial de nuestra zona, que sucedió en jurisdicción de Pérez pero que afectó profundamente a la ciudad de Casilda y localidades vecinas. Van 9 meses pero todavía nadie renunció y mucho menos hay responsables.
Monticas chocado

Hoy 24 de noviembre se cumplen 9 meses desde que ocurrió la mayor tragedia vial de nuestra zona, que sucedió en jurisdicción de Pérez pero que afectó profundamente a la ciudad de Casilda y localidades vecinas. Van 9 meses pero todavía nadie renunció y mucho menos hay responsables.

Ya nadie marcha, ya nadie protesta, ya nadie prende velas, ya casi nadie reclama, ya casi nadie se preocupa. Seguimos subiendo como ganado a los coches, que son nuevitos y todo, pero casi nada ha cambiado. todavía hay gente que llora a sus muertos y todavía hay gente que tiene problemas de salud por culpa del accidente. Si, gente... Seguimos siendo gente de carne y hueso. Gente que muere, gente que sufre, y gente que espera. Los que gobiernan e imparten justicia también "parecen" gente.

En 9 meses mucho pasó pero nada pasó en realidad. Si Usted se toma el trabajo de googlear la frase "causa Monticas" o "tragedia Monticas" lo último que va a encontrar será de hace un mes atrás. Si, un mes... y esa noticia, tiene que ver con un nuevo incendio, el tercero ya, en los depósitos de los coches supuestamente de la ex Monticas y la otra noticia, tiene que ver con que fue la empresa la que hizo circular su versión de las causas de la tragedia: "fue a causa del pinchazo de una goma por un objeto contundente" dijeron sus abogados.

Podemos repasar algunos hechos sin ser cronológicos de todo lo que pasó en 9 meses: hubo marchas multitudinarias, misas, más marchas, más protestas, cancelaron la licencia de la empresa, nadie daba la cara, nadie da la cara, nadie renunciaba, abrieron una causa, no imputaron a nadie (hasta ahora), vinieron los fiscales, los fiscales se reunieron con los familiares, vinieron de a tres, vinieron dos veces, se encendieron velas, se marchó de nuevo, se gestionaron reuniones, se autoconvocaron los vecinos, se incendió del deposito de Monticas, se pintaron estrellas en la ruta, se reunieron con el gobernador, el secretario de transporte sigue ahí, el ministro de transporte vino a la ciudad pero esquivo a todo el mundo y ni apareció, se intentaron constituir como querellantes y no pudieron, se le otorgó la concesión de todas las líneas a nueva empresa, reciclaron ómnibus viejos, los pasajeros se quejan que se ciaja igual que antes, se rompieron más coches viajando, se incendió de nuevo el depósito de coches viejos, los familiares van y vienen, dicen que dicen, se nombraron inspectores, se abrió una oficina en la terminal de ómnibus, se controlan los coches, trajeron coches nuevos, pusieron mas horarios, la gente sigue viajando parada, el personal de la ex Monticas no quedó sin trabajo, se volvió a incendiar el deposito por tercera vez, se volvieron a reunir, los abogados de la empresa dicen que se pinchó una goma, los fiscales ya ni aparecen en los medios... ufff. Mucho. Ah, casi me olvidaba: las rutas, los baches, los controles, las banquinas, las señales, la pintura, los yuyos: bien, gracias.

Pero no renunció nadie. Ni un funcionario. Ni uno. Pero los 13 muertos no vuelven más. Ni uno.

Se sigue matando y muriendo gente en las rutas. Pero a nadie le importa. Al menos eso parece.

Y no nos vengan ahora con que la Justicia tiene sus tiempos, que no son los mismos que los de la gente. La gente merece justicia y rápido, porque justicia lenta, es injusticia rápida.

Seguimos largados a la buena de Dios porque de los hombres que nos gobiernan y nos cuidan ya no confiamos más. Si no, habrían demostrado en estos 9 meses que tenían algo en el corazón. 

Te puede interesar