EN RETIRADA?

Política 05 de diciembre de 2017 Por
Después de las últimas elecciones, y aún antes, se vislumbraba que cierto sector del Frente Progresista que gobierna la ciudad de Casilda, estaba visiblemente incómodo. Hecho que se viene confirmando con el recambio en el Concejo y con los cambios previstos en el gabinete municipal.
IMG_8368
Pablo Tomat, Secretario de Gobierno y referente socialista de la ciudad.

Después de las últimas elecciones, y aún antes, se vislumbraba que cierto sector del Frente Progresista que gobierna la ciudad de Casilda, estaba visiblemente incómodo. Hecho que se viene confirmando con el recambio en el Concejo y con los cambios previstos en el gabinete municipal.

Ya había quedado de manifiesto que, si bien el espacio Socialista había aportado uno de sus hombres para conformar la lista de candidatos a Concejal, no estaban muy presentes en los actos proselitistas de las PASO los referentes casildenses del partido de la rosa. Los resultados no muy alentadores de las primarias, hicieron con que se les exigiera mayor presencia y esto se notó tímidamente. La aparición en los afiches y banners de campaña fue evidente. No alcanzó. El Frente Progresista quedó ubicado en el tercer lugar, resignando para el socialismo la banca que ponía en juego. De hecho esa banca era ocupada por Pablo Tomat, y cuando asumió como Secretario de Gobierno de Sarasola, dejó a Lorena Casati en su lugar, por corresponder en la lista.

Pasadas las generales de octubre, con la salida confirmada de Casati, llegó la sesión preparatoria para elegir las autoridades del concejo para 2018, y luego de la fallida intentona del Justicialismo de imponer a Zarantonello como secretario, el Frente Progresista ni siquiera postuló la continuidad de Federico Medera, sino que optó por votar al candidato propuesto por Cambiemos, imponiendo al Contador Adrian Ferrer para el cargo.

A esto se suman las ya comentadas salidas de Enrique Ferragutti como Director del Teatro Dante y de Minio y Tavella al frente de la Secretaría de Salud, que según trascendió en los pasillos de Casado 2090, serían ocupadas por referentes radicales cercanos al Intendente.

De esta manera se evidencia un retroceso del espacio socialista casildense, tan solo un par de semanas después del Congreso socialista realizado en Santa Fe. Nada hace prever grandes cambios, pero si uno lee entrelineas, pareciera vislumbrarse alguna estrategia planteada de cara al 2019. Será muy pronto? Todo hace prever que el planteo de la Alianza Cambiemos, va a hacer mella en el Frente Progresista Civico y Social, y esa cuestión se va a trasladar a las ciudades y pueblos del interior. El radicalismo, en sus diferentes vertientes, especula pensando en el presente pero con un ojo en el futuro, por lo que el Socialismo, no es ajeno a esas jugadas y en Casilda se han puesto de manifiesto.

Boletín de noticias