ABUELA NONAGENARIA ES ROBADA POR UN MATRIMONIO EN CASILDA

Policiales 02 de mayo de 2018 Por
Plena tarde del feriado puente del lunes 30 de abril pasado, cuando la abuela estaba sentada frente a su casa de Barrio San Carlos, y llega un matrimonio con dos criaturas pidiéndole usar el sanitario para una de ellas. Mientras el hombre se quedó afuera con la abuela conversando conversando. Luego del hecho y sin sospechar nada, encontró la sorpresa.
Mujer anciana en la ventana
(imagen ilustrativa)

Plena tarde del feriado puente del lunes 30 de abril pasado, cuando la abuela estaba sentada frente a su casa de Barrio San Carlos, y llega un matrimonio con dos criaturas pidiéndole usar el sanitario para una de ellas. Mientras el hombre se quedó afuera con la abuela conversando conversando. Luego del hecho y sin sospechar nada, encontró la sorpresa.

Esta abuela de más de 90 años, estaba sentada como siempre lo ha hecho, frente a su domicilio, cuando una "aparente familia" que venía caminando por su vereda, le pide permiso para poder usar los sanitarios para uno de sus hijos menores, en evidente estado de necesidad y dolor. Conmovida y sin sospechar aboslutamente nada, deja ingresar a la "madre" con su hija al baño, mientras el hombre se queda conversando con ella afuera y teniendo en sis brazos a un bebé.

Pasados unos 10 minutos, sale la mujer y la niña, agradecen con mucha amabilidad y siguen su camino si levantar sospechas.

La abuela, pasados unos minutos, ingresa a su casa como para verificar el estado del baño, y descubre que ni siquiera lo habían usado. Inmediatamente va a su dormitorio y descubre, para su sorpresa que le habían revuelto todos los armarios, la ropa estaba tirada, los cajones abiertos, y además percibe el faltante de algunos ahorros que atesoraba cuidadosamente además de algunas alhajas de poco valor material pero seguramente si de mucho valor afectivo.

Robo Porotitos
Casualmente, el mismo lunes y en horas de la tarde, hubo un robo en local ropa infantil POROTITOS ubicado en Bv. Lisandro de Latorre al 1800, enrre Casado y Roca, cercano al lugar del hecho relatado y que los testigos indicaron que serían dos adultos y una menor de edad los que ingresaron al local y mientras uno de los mayores conversaba, el otro embolsaba ropa. Al percibirlo e intentar detenerlos, la atendiente recibió un empujón ante la huida de los ladrones. En este caso, la mujer dialogaba con la mujer que los atendía y sería el hombre quien embolsaba las prendas robadas.

Los investigadores sospechan que podría ser la misma "familia" que de alguna manera "al voleo" realizaron estos robos en la ciudad.

Te puede interesar