GRAVE DENUNCIA DE UNA ENFERMERA CONTRA LA BRIGADA ANTINARCOTICOS

Locales 06 de junio de 2018 Por
El lunes pasado mientras esperaba el ómnibus para regresar a su localidad, Cristina, enfermera de profesión, fue abordada por personal de la Brigada Anti Narcóticos, para actuar como testigo en un procedimiento por drogas que se iba a realizar en ese momento. Esto sucedió a las 6:00 AM y cuando a la mujer la esperaba en su casa su marido, a quien debía, entre otras cosas, suministrar insulina. Denuncia falta de respeto y maltratos por parte del personal de la Brigada. Fuerte testimonio de quien teme por su seguridad.
Enfermera
(imagen ilustrativa)

El lunes pasado mientras esperaba el ómnibus para regresar a su localidad, Cristina, enfermera de profesión, fue abordada por personal de la Brigada Anti Narcóticos, para actuar como testigo en un procedimiento por drogas que se iba a realizar en ese momento. Esto sucedió a las 6:00 AM y cuando a la mujer la esperaba en su casa su marido, a quien debía, entre otras cosas, suministrar insulina. Denuncia falta de respeto y maltratos por parte del personal de la Brigada. Fuerte testimonio de quien teme por su seguridad.

Cuando esperaba como todos los días el ómnibus para volver a su casa en la localidad de Chabás, a las 6:00 AM, Cristina S., de 56 años y 40 de profesión ejercida aquí en nuestra ciudad, fue abordada por una oficial de policía, que luego se anotició, eran de la Brigada Anti Narcóticos de nuestra ciudad, para que la acompañe como testigo a un procedimiento que se llevaría a cabo minutos más tarde.

La cuestión es que lo hizo de mala manera y cuando Cristina le explicó que debía ir a su casa a atender a su esposo porque debía suministrarle medicación específica, la oficial, llegó inclusive a maltratarla verbalmente inclusive apoyando su mano sobre el arma reglamentaria, casi imponiéndole subir a uno de los vehículos que era de la comitiva e inclusive amenzándola de desacato si no los acompañaba.

"A las 6:30 me levantaron, y nadie me decía nada. A nadie le importaba nada lo que yo le decía.  Me cansé, les imploré, les supliqué. Yo a las 7:15 tengo que aplicarle insulina a mi marido, es diabético insulino-dependiente" decía esta enfermera y ampliaba "me subieron, me llevaron no se donde y estuve desprotegida y a cara descubierta y la hora pasaba. Desde las 6:00 AM y eran las 10:30 y yo estaba acá en Casilda todavía, pero la cabeza en mi hogar"

A pesar de su explicación insistente, y por momentos casi una súplica, no hubo caso y fue llevada como testigo de este supuesto operativo a las afueras de la ciudad donde ni siquiera recuerda el lugar y donde estuvo en todo momento casi desprotegida mientras nadie le decía nada y ella seguía reclamando que debía ir a atender a su esposo, responsabilizándolos por si algo le sucedía en su ausencia y ante la falta de la medicación.

"Hasta que uno me preguntó "¿que te pasa?" - ¿Como que me pasa? les respondí. Cambié hasta mi horario de de trabajo para poder atender a mi marido, a quien hace 10 años que lo mantengo con vida" pero llegó un momento que Cristina explotó "¿Hasta cuando me van a tener acá? ¿Que se se piensan? los hago responsable por la vida de mi esposo. Esto es una falta de respeto"

"Al momento de firmar el acta, quise saber la identidad de la señorita oficial pero no me lo dijeron. La hicieron desaparecer del lugar. Pero se que pertenece a la Brigada Anti Narcóticos de acá de Casilda" expresa con mucha bronca la mujer "se rieron los jefes cuando le fueron a decir que la testigo les estaba molestando y rogando arriba del auto que se tenia que ir a su casa a atender a su marido"

Y la bronca no termina cuando nos cuenta casi con desesperación que "A las 11:15 cuando llegué a mi casa, llevada por oficiales de Anti Narcóticos de la ciudad de Venado Tuerto, mi marido estaba con 400 mg/Dl de diabetes, 20-12 de presión, tirado en el piso, porque se cayó de su silla y así y todo no pudo llegar hasta la insulina. A duras penas lo pude levantar y así atenderlo"

Cristina, esta enfermera que ejerce hace 40 años en nuestra ciudad, quiere que su historia se conozca "Es una vergüenza y no me pienso callar. Fui a la comisaría pero no me pudieron tomar la denuncia porque pertenece a otra repartición" aunque también piensa que "ahora no solo deberé cuidarme que no me roben la mochila o el bolso, sino ahora tendré que cuidarme de quienes deberían cuidarnos. Me podrían haber hecho desaparecer y nadie se enteraba" pero el miedo en la familia sigue presente. Anoche antes de salir para trabajar su hijo le dijo: "Mamá cuidáte por el amor de Dios, no sea cosa que ahora quieren darte una lección" no obstante ella refuerza sus palabras "Me pueden asustar pero no me van a hacer callar. "Yo solo tengo mi voz y mi trabajo. Solo pido respeto"

"Mi marido es diabético, cardiópata. tiene Stent colocados, está operado de cáncer de Cólon, es hipertenso y tuvo un ACV hace 5 meses, y tuvo que amputarsele una pierna porque hizo una trombosis isquémica. ¿Para que me esforcé por él durante 10 años de mi vida par que venga cualquiera a levantarme en la calle y ni siquiera escuche lo que le digo? Que les costaba escucharme. Por su soberbia y su mala educación casi pierdo a mi marido" nos decía finalmente la enfermera, pero expresó "Y si me pasa algo, muevan cielo y tierra por mí"

Escucha el audio de la entrevista:



Te puede interesar