VUELVEN A ROBARLE LECHONES A UN PRODUCTOR LOCAL

Locales 26 de julio de 2018 Por
Muy cerca del limite de la zona urbana de la ciudad, en el extremo Noroeste, en Nueva Roma B, Roberto Di Marco, tiene una granja y casi todo el mundo conoce. Allí cría gallinas, gansos, ovejas, cerdos y también fabrica ladrillos en sus hornos. Anoche le volvieron a robar lechones. Ya le habían sustraído hace un tiempo una vaca lechera y también lechones. De a poco se va cansando que nadie haga nada.
Lechones robados

Muy cerca del limite de la zona urbana de la ciudad, en la esquina de Guido y Velez Sarsfield, muy cerca de Bv. Tomat y Bv. América, en el extremo Noroeste, en Nueva Roma B, Roberto Di Marco, tiene una granja y casi todo el mundo conoce. Allí cría gallinas, gansos, ovejas, cerdos y también fabrica ladrillos en sus hornos. Anoche le volvieron a robar lechones. Ya le habían sustraído hace un tiempo una vaca lechera y también lechones. De a poco se va cansando que nadie haga nada.

"La noche era muy oscura y con la llovizna vinieron y en nuestras propias narices, nos robaron 5 lechones. Pesaban unos 12 kilos cada uno, por lo que debieron ser varios los que vinieron" nos explica Roberto mientras caminamos y nos va mostrando por donde entraron, donde agarraron a los lechones y por donde huyeron.

Roberto Di Marco
Roberto Di Marco


Bastante decepcionado, Roberto nos cuenta "después de 2 años, volvieron. Estaba todo muy tranquilo y parece que se acordaron de nuevo de venir a visitarme" y no se resigna y amplia por lo que ha tenido que pasar "Dos años atrás me robaron unos 15 lechones, 10 o 12 ovejas y más acá en el tiempo, me llevaron la vaca lechera. No se lo llevaron todo junto, pero de a poco se lo iban llevando"

Sobre el hecho puntual de anoche, el o las personas que se llevaron los lechones, no solo se robaron sino que hicieron algunos daños en otras partes del lugar, lastimaron una "chancha" en su oreja, aparentemente mataron los lechones en el lugar y un detalle: en la huida perdieron hasta una gomera.

"Hay noches donde esta estrellado o con luna, entonces damos una vuelta pero anoche estaba muy feo. Escuchamos que alrededor de las 01:30 toreaban los perros, y se escuchaba el motor de un ciclomotor que andaba dando vueltas, pero no le hicimos caso" busca explicarse Roberto como buscando las razones de no haber prestado la debida atención a las señales.

"El móvil de la GUM pasa pero apenas pasó, ellos vuelven a hacer sus cosas" y de hecho pasó cuando estabamos recorriendo el lugar.

Di Marco nos cuenta que "hace un tiempo tuve que dejar de hacer ladrillos, ya me había desahuciado. No quería saber más nada y de a poco y gracias al apoyo de mis hijos, volví a empezar. Me fui animando otra vez y ahora esto" y se lamenta porque nunca le ha negado nada a nadie "yo no entiendo, puede venir cualquier vecino, que donde comemos dos, podríamos comer 4 y si precisan algo y me lo piden, yo se los doy. Que lo lleven. Pero así no"

Cuando uno le da la mano a Roberto y lo mira, ve una buena persona, ve un tipo de trabajo. Cuando lo escuchamos, no podemos sino coincidir con él: así no.

Te puede interesar