UNA FAMILIA PERDIÓ GRAN PARTE DE SUS PERTENENCIAS POR EL AGUA QUE INGRESO A SU CASA POR EL TECHO Y LA PUERTA

ULTIMO MOMENTO !! 30 de octubre de 2018 Por
Eran las 21:15 hs de esta noche y Jorge y Gisela, papás de 4 nenas, tratan de evacuar los últimos rastros del agua que ingresó a su casa, producto de las intensas lluvias, por los techos y las paredes, pero además por la puerta del frente ante la ausencia de cunetas que encaucen el agua de la calle. El agua que ingresó por los techos y las paredes entró en contacto con la instalación eléctrica y quemó su heladera y el televisor, además de mojar los colchones, la ropa y los muebles de su humilde vivienda de Barrio Nueva Roma "E".
Familia inundada

Eran las 21:15 hs de esta noche y Jorge y Gisela, papás de 4 nenas, tratan de evacuar los últimos rastros del agua que ingresó a su casa, producto de las intensas lluvias, por los techos y las paredes, pero además por la puerta del frente ante la ausencia de cunetas que encaucen el agua de la calle. El agua que ingresó por los techos y las paredes entró en contacto con la instalación eléctrica y quemó su heladera y el televisor, además de mojar los colchones, la ropa y los muebles de su humilde vivienda de Barrio Nueva Roma "E".

Jorge nos recibe en su casa de calle Ayacucho al 3000, en barrio nueva Roma "E", donde por suerte hay un mejorado pero pocas luces en las calles y  esquinas, igualmente hay que esquivar los charcos para llegar al lugar. Él, su esposa y sus 4 nenas, Genesis de 4 años, Guadalupe de 6, Julia de 8 y Brisa de 13 años, acomodan y tratan de ver que fue lo que se salvó de mojarse o arruinarse por el agua.

Con mucha humildad, como pudieron fueron construyendo su hogar y hoy, debido a las fuertes precipitaciones "el agua comenzó a filtrarse por todos lados" nos cuenta Jorge, mientras Guadalupe, de años que nació con hidrocefalia y es no vidente, le pide upa con insistencia mientras su papá nos va mostrando y contando. Gisela, la mamá y las nenas, acomodan la pieza de las chicas mientras van y vienen por el piso todavía encharcado por el barro que ingresó desde la calle.

Mientras conversamos, un pedazo de mampostería se desprende desde el techo, donde gotea gran cantidad de agua. "A las 4 de la mañana nos levantamos porque empezó a entrar agua y sentimos que explotó la heladera, y encima casi se me queda pegada una de las nenas"

Jorge fue empleado de un molino que ya cerró por la crisis económica y hoy subsiste como puede haciendo algunas changas cuando hay "vivimos al día. Tenemos una pensión por Guadalupe pero no nos alcanza para nada"

"Desde la Municipalidad me trajeron un nylon y un colchón y nos querían hacer pasar la noche en otro lado, pero tengo miedo de perder lo poco que me queda. hay mucho robo y no queremos dejar la casa sola" explica Jorge resignado.

"Perdimos mercadería que tuvimos que tirar, explotó la heladera y el televisor, se nos arruinó el colchón y mucha ropa de las nenas y encima esto sin trabajo" nos cuenta Jorge mientras Guadalupe le acomoda el pelo y pide jugar con el celular.

Cunado le consultamos sobre sus necesidades, rápidamente Jorge se adelanta y nos dice que "no quiero que me regalen nada, y puedo pagar con mi trabajo con lo que me ayuden" y Gisela nos cuenta que encima no tienen agua potable, así que deben usar el bombeador pero "no pueden tomar de ese agua porque está al lado del pozo ciego y sale muy negra a veces"

Te puede interesar