UN NO DOCENTE DE LA FACULTAD DE VETERINARIA FUE ELEGIDO POR UN ALUMNO PARA RECIBIR SU DIPLOMA

Locales 26 de noviembre de 2018 Por
Generalmente hay momentos en la vida de las personas que son y serán recordados por siempre, y seguramente en la vida de un estudiante que se recibe y que será un profesional, el momento de recibir su diploma será uno de esos momentos. A partir de ahora también lo será para Fidel Roldán. Él es trabajador No Docente en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNR y fue elegido por el Médico Veterinario Esteban Zamora para que le entregue el diploma en el acto de egresado. Su cara lo dice todo. Conocé la historia de Fidel. 
Fidel Roldán
Fidel Roldán (66)

Generalmente hay momentos en la vida de las personas que son y serán recordados por siempre, y seguramente en la vida de un estudiante que se recibe y que será un profesional, el momento de recibir su diploma será uno de esos momentos. A partir de ahora también lo será para Fidel Roldán. Él es trabajador No Docente en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNR y fue elegido por el Médico Veterinario Esteban Zamora para que le entregue el diploma en el acto de egresado. Su cara lo dice todo. Conocé la historia de Fidel. 

Una colega de Fidel inmortalizó en sus redes sociales, el momento en el que Fidel sube al escenario del Dante, diploma en manos para cumplir con su objetivo: "creo que en estas fotos se resume todo lo que significa el trabajo de los no docentes para la educación superior. Él es Fidel Roldán, no docente categoría 6, Agrupamiento Servicios generales, mantenimiento y producción de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNR" y ampliaba "fue elegido por el Médico Veterinario Esteban Zamora para que le entregue el diploma en el acto de egresado porque Fidel trascendió su lugar de trabajo y fue una de las figuras más importantes de su vida académica. Que emoción me dan estas fotos" a la vez que ponderaba su trabajo "Cuanto que dejamos en cada jornada de trabajo y cuanto representamos en la vida del otro.. Gracias Fidel por demostrar que importante es nuestro lugar dentro de la Universidad"

Fidel y Alumno abrazo
Fidel y Esteban, se funden en un abrazo. Un momento inolvidable.

Fuimos a buscarlo a Fidel para que nos contara su historia. La historia del "Pastor de la Facultad" cariñosamente llamado así por su devoción a San Expedito y por llevar siempre una imagen en su bolsillo y brindársela a quien la necesite en el momento adecuado. Precisamente hoy en el Día del trabajador No Docente Universitario, fuimos a su encuentro para saber más de su trabajo y de su pasión.

"La Facultad es parte de mi vida, porque yo empecé de la nada" comienza diciendo Fidel y continúa "yo empecé en la Facultad con casi 50 años de edad, y pude entrar como efectivo y ya me estoy por jubilar después de más de 17 años de trabajo y no me quiero ir" y aclara "hoy ya tengo 66 años y en el 2001, hacía changas en la Municipalidad y tenía un plan Trabajar, hasta que tuve la oportunidad de entrar a la Facultad, y desde entonces trato a los alumnos como si fuesen hijos míos" y la verdad que se nota por la emoción con que van saliendo sus palabras.

"Trato de aconsejarlos siempre y alentarlos y me aprecian y se va pasando cualquier problema y me da mucha alegría que dejen ayudarlos o que me escuchen, imagináte que a la mayoría de los chicos ni los conozco pero para mi son todo mis hijos" nos explica sobre su relación con los alumnos. "El hecho que me hayan elegido para estar presente en el acto del Teatro Dante, para quien empezó de la nada, me llena de emoción" nos dice Fidel y mientras lo cuenta, se le inundan los ojos de lágrimas...

Sobre aquel momento en que pudo ingresar a trabajar como efectivo, Fidel recuerda las palabras  de quien entonces fuera Decano "no me importa tu edad, ni tampoco de donde venís ni quien sos, solo se que sos una flor de persona y me puso como efectivo en la Facultad. De sus palabras no me olvidaré nunca: hace de tu trabajo, tu vida. Y por eso soy un eternamente agradecido de esa posibilidad".

Pero es claro que hoy, cuando un alumno pidió para que sea él quien le entregue su diploma universitario, es sólo el corolario de la pasión con que él hace su trabajo, aunque es como que siente que siempre fuera poco, pero no deja de agradecer "Coseché amistad, coseche amor... y eso quiero transmitirle eso a los jóvenes y demostrarselo a todos que es solo esfuerzo y fuerza de voluntad".

Y en un ámbito donde pareciera ser que solo los alumnos van a aprender, hoy Fidel con 66 años y a punto de jubilarse se emociona y contagia cuando cuenta que "ahí adentro yo aprendí también. Aprendí educación, respeto, poder expresarme con las personas, concentración en el trabajo, a hacer amigos, conocidos y en la calle nunca iba a conseguir eso pero sobre todo gente muy buena a quienes aprecio"

En el barrio Granaderos, mientras charlamos en la vereda, pasan los vecinos, y lo saludan, pasan los chicos y lo saludan, pasan las vecinas y lo saludan. Un ejemplo, en el trabajo y en la vida. Un tipo noble con quien da gusto compartir una charla, y mucho más. Pero seguramente miles (si, miles) de alumnos y ex alumnos y compañeros de trabajo ya lo saben.

Fidel Ramón Roldán, como el mismo se presentó. Con 66 años, un ejemplo a seguir. Un buen tipo. un ser humano integro y agradecido.

Te puede interesar