ES DOCENTE, PIDIÓ LICENCIA PARA OPERAR A SU BEBÉ, SE CONFUNDIERON Y LE DESCONTARON MEDIO SUELDO

Bigand 06 de diciembre de 2018 Por
Giuliana Marinucci es de Bigand, y es profesora de historia, pero sobre todo, es mamá de un bebé de 2 años. Ella tiene un cargo de prosecretaria en la EESO N° 251 de Rosario y horas cátedra en una escuela en Alvear, por lo que debe viajar todos los días, dejar su hogar, su hijo, su familia, y salir a la ruta para volver a la tarde o a la noche. Tuvo que realizar una cirugía con su bebé y para eso pidió licencia, como corresponde para poder cuidarlo. Resulta que cuando fueron a verificar se confundieron de domicilio y le revocaron la licencia, descontandole mucho dinero del sueldo. A pesar de las pruebas no ha podido recuperar nada de lo que le descontaron. Indignada hizo público su caso en Radio Más 99.7
Giuliana Marinucci
Giuliana Marinucci - Docente de Bigand

Giuliana Marinucci es de Bigand, y es profesora de historia, pero sobre todo, es mamá de un bebé de 2 años. Ella tiene un cargo de prosecretaria en la EESO N° 251 de Rosario y horas cátedra en una escuela en Alvear, por lo que debe viajar todos los días, dejar su hogar, su hijo, su familia, y salir a la ruta para volver a la tarde o a la noche. Tuvo que realizar una cirugía con su bebé y para eso pidió licencia, como corresponde para poder cuidarlo. Resulta que cuando fueron a verificar se confundieron de domicilio y le revocaron la licencia, descontandole mucho dinero del sueldo. A pesar de las pruebas no ha podido recuperar nada de lo que le descontaron. Indignada hizo público su caso en Radio Más 99.7

"Madre, docente e indignada" tituló el periódico La Capital la carta que Giuliana envió a la sección Carta de Lectores (ver carta en el link www.lacapital.com.ar/cartas-lectores/madre-docente-e-indignada) donde ella expone su caso y que realmente llama a reflexionar sobre las formas y los controles que desde un tiempo a esta parte emprendieron desde el Ministerio casi con rigurosidad policial. Pero ya que hablamos de rigor y de procesos, esta vez le erraron feo, y encima no aceptan las "pruebas" que la inspectora misma registró.

Vamos a la historia en sí. Hace unas semanas atrás Giuliana y su esposo, técnico en informática, debieron llevar a su bebé para realizarse una cirugía, que para un niño de su edad, es delicada. Recordemos que tiene tan sólo dos (2) añitos, y la presencia y el cuidado de su madre son fundamentales. El cirujano les indicó que debían cuidar que el reposo sea respetado de forma estricta, por lo que Giuliana solicitó una licencia de seis (6) días para cuidarlo.

Hasta aquí todo bien, pero desde ahora comienza una serie de desencuentros que comienzan por esta "persecución policial" que el Ministerio viene llevando cabo. A tan sólo 24 horas de haber informado la licencia a Salud Laboral, la médica auditora fue hasta su domicilio a controlar que estuviera cuidando de su pequeño hijo, pero resulta que la médica confundió el domicilio y dejó la constancia de visita en la casa de su vecina, confundiendo la numeración que es 956 con el 965 de la casa de enfrente. La mala suerte hizo con su vecina, también docente, no estuviera en su domicilio para explicar el error.

Esto motivó que quede como injustificada su licencia y que por tal motivo, el Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe le descontara seis (6) días de trabajo, que es un montón de dinero.

La auditora tomó fotos inclusive de la vivienda equivocada y adjuntó el detalle en su informe. Así y todo parece que nada puede hacer con que alguien reconozca el error.

Giuliana, pierde de esta manera casi el 50% de su salario, está angustiada porque a pesar de contar con las "pruebas" tomadas por la misma auditora, no le reconozcan el error. Sin este dinero, explicó Giuliana en los micrófonos de Radio Más 99.7, "no podré hacer muchas cosas: mi hijo no podrá tener un regalo, y encima que el sueldo no me alcanza para llegar a fin de mes, vengo pagando de jardín más de lo que gano en Alvear y seguramente deberé prescindir de esas horas cátedra" y además explicó que está cansada de "sufrir estos atropellos y más, y no encontramos respuestas en ningún organismo oficial".

"La crisis la estamos pagando con creces los laburantes" se lamentó Giuliana Marinucci y finalizó "debo evaluar, corregir y entregar todas las planillas de calificaciones, tengo que preparar las palabras de despedida de mis quintos años y estoy angustiada, cansada. Indignada" aunque rescató que "lo mejor que me pasa por estos días es la contención y comprensión de mis alumnos"

A veces, las estructuras burocráticas se exceden queriendo ser mas "papistas que el Papa" y ocurren estas incoherencias, y si bien hay que corregir aprovechamientos y abusos de distintas cuestiones, nada costaría en este caso reconocer el error y rectificar inmediatamente el descuento del monto. Hoy más que nunca,con lo que se necesita el dinero. Pero más allá de lo material, y como dice Giuliana "esto afecta a la calidad educativa y el ministerio lo sabe".

Seguramente en algún momento, alguna vez, alguna será para el lado de la gente, porque siempre se equivocan para su lado.

Boletín de noticias