PRISIÓN DOMICILIARIA PARA LA MUJER POLICÍA ACUSADA DE ABUSAR DE SU PROPIA HIJA

Judiciales 07 de febrero de 2019 Por
Mujer Policia acusada abuso
Mujer Policía acusada abuso, ahora con prisión domiciliaria

En horas de la mañana de este jueves, se llevó a cabo una audiencia de prórroga de prisión preventiva para la mujer policía de nuestra ciudad, Jorgelina S. de 28 años de edad, que fuera acusada de haber abusado de su propia hija de 9 años de edad. En los últimos días de noviembre del 2018 fue detenida luego de un episodio confuso ocurrido en la casa donde vivían junto a varios miembros de su familia junto a sus hijas y fuera derivada, primero al Hospital San Carlos y luego a un nosocomio rosarino, donde fue detenida el día 01 de diciembre de 2018.

Los hechos en cuestión que desencadenaron finalmente la denuncia y posterior detención, tienen su inicio en la noche del día miércoles 28 de noviembre pasado cuando la menor, de 9 años de edad, estaría tomando un baño en la casa que habita junto a la madre, su hermana, también menor de 10 años de edad, y ocho (8) personas más, según surge de la declaración de la imputada. Y aquí es donde difieren las versiones, ya que la madre indica que la niña se habría caído en la ducha, golpeándose contra algún elemento rígido, en la zona vaginal desencadenando una hemorragia posterior a finalizar su ducha, y trasladándola luego al Hospital San Carlos de nuestra ciudad para su atención.

Según la fiscalía, la hemorragia con que la menor ingresa al nosocomio local es producto del abuso producido por la introducción de un elemento fálico (o vibrador) provocando una gran pérdida de sangre vía vaginal, por lo que luego de la concurrencia de un ginecólogo, además de la médica de guardia y un pediatra, quienes realizaron un "taponamiento", fuera derivada a la Maternidad Oroño de la ciudad de Rosario ya que el Hospital tiene su quirófano en remodelaciones y era necesaria la intervención quirúrgica con anestesia de la paciente. previo al traslado, el pediatra puede dialogar con la menor que le relata lo sucedido.

Una vez atendida en la Maternidad Oroño y ante la comunicación telefónica, ya durante la mañana del día jueves 27, con los profesionales atendientes en Casilda, el Jefe de Pediatría del nosocomio local, Dr. Palanca decide realizar la denuncia correspondiente en fiscalía con el diagnóstico suministrado por el Medico Forense Dr. Pineda de la ciudad de Rosario que ratificó técnicamente y mediante los protocolos médicos adecuados la constatación del abuso.

En aquella instancia La Jueza interviniente en esta etapa del proceso de la Instrucción Penal Preparatoria, Dra. Mariel Minetti, hizo lugar al pedido de Fiscalía y dictó la prisión preventiva por 70 días y en la fecha, una vez vencido ese plazo, la Fiscalía, en la persona del Dr. Emiliano Erhet, solicitó la prórroga de dicha medida cautelar, contando ya entre sus elementos fundantes con la declaración de la menor en Camara Gesell, además del peritaje del celular incautado a la mujer policía, con manifiestas muestras de haber ingresado en momentos previos al hecho desencadenante a diversas páginas pornográficas donde se mostraban temáticas referidas a relaciones sexuales de adultos con sus hijos. En este punto, al finalizar la réplica de la defensa, la imputada manifestó que "ese celular no era mío, me lo había prestado mi jefa, ya que el mío estaba roto" tratando tal vez de desligarse de la navegación en dichas páginas de pornografía. 

La defensa, ejercida por el penalista Dr. Fernando Sirio, de la ciudad de Rosario, en su descargo, desestimó el valor del trabajo de la psicóloga que realizó la entrevista en la Cámara Gesell ya que argumentó que estaba basada únicamente en una declaración tomada a la menor en instancias inadecuadas y por personal no idóneo para tal fin, y no desprendiéndose de lo expuesto por la niña de 9 años en el testimonio dado en Cámara Gesell. 

El fiscal Erhet, argumentó que en dicha oportunidad y baso también en dicho informe, que la situación de la menor era evidente y se la veía angustiada y acongojada, evadiendo en todo momento hablar puntualmente del hecho y no mencionando en ningún momento a la madre, cosa que es muy extraña teniendo en cuenta la importancia de la figura materna en una nena de tan corta edad.

Hoy las niñas, la menor abusada, de 9 años, y su hermana de 10 años, están a resguardo, alojadas en una residencia especial para este tipo de casos y alejadas de toco contacto con la madre o la familia de esta.

Luego de sopesar y analizar los nuevos elementos, además de aprobar el pedido de la Fiscalía para que la hermana de la menor, también declare en Cámara Gesell como anticipo jurisdiccional de prueba para un probable proceso judicial futuro, la Dra. Minetti, hizo lugar al pedido de morigeración de la medida cautelar por parte de la defensa y admitió que la prórroga de la prisión preventiva, la mujer policía, la cumpla en su domicilio de Barrio Yapeyú, de nuestra ciudad por un plazo de 90 días, mientras continúa el proceso, pero estableció además la prohibición para de acercamiento y contacto por cualquier modalidad para con sus hijas.

Boletín de noticias