CINTIA LA PELUQUERA QUE CORTA GRATIS A LOS CHICOS HUMILDES PARA COMENZAR LAS CLASES

Bigand 06 de marzo de 2019 Por
Cintia Fernandez 2
Cintia Fernádez, peluquera.

Ella es Cintia Fernández. Es peluquera hace más de 19 años. Vive en Bigand, y desde hace tiempo decidió que debía devolver parte de todo lo que había recibido y comenzó a cortarle el cabello gratis a los chicos para que comiencen las clases bien prolijos y bonitos. Cintia vive en Bigand, hasta donde fuimos para conocer su historia de cerca.

Hace mucho que lo hace, pero ahora lo escribió en sus redes sociales y partir de ahí algunos medios tomaron ese texto, y la noticia se viralizó "Todo arrancó porque la situación del país está mal y yo quería ayudar de alguna manera" contó Cintia a este medio y ampliaba que "no es la primera vez que lo hago porque ya lo hice en otras oportunidades, y en silencio, pero esta vez se difundió" aunque un poco sorprendida por la repercusión que alcanzó su historia "en estos días me llamaron de muchos lados y nunca me esperaba esta movida, aunque lo hago de corazón y algo que me nació y no lo hice para tener repercusión"

Cintia Fernandez 1
Mientras corta el cabello de uno de los niños que concurrió a su casa Cintia charla con AhoraCasilda y explica "soy peluquera hace casi 20 años y sigo perfeccionandome para mejorar en lo que hago porque es lo que me gusta y apasiona" y la verdad que se nota que lo hace con mucho más que eso, y pareciera como que tiene que explicarse, como si tendría que hacerlo porque nos cuenta "cuando viene alguien y veo que no puede o no llega para pagarme el corte, no tengo problemas en darle una mano. me nace".

"mañana martes tengo 15 chicos para cortarle (N.d.R.: las clases iban a comenzar el 6 pero la medida docente hizo con que se postergue el inicio de clases para el día 11) y ahora deberé estirarlo algunos días más". Se ríe, se emociona, charla, moja el cabello, mientras el hermano del nene juega con una tablet mientras espera su turno, pero nunca deja de cortar y elegir mechón por mechón, va elogiando el cabello y va dialogando con nosotros.

"La mayoría de los chicos vienen acompañados por su mama, pero lo curioso es que hay chicos, ya jóvenes, que les cortaba de chicos y siguen viniendo, y ahora pueden pagarme y vuelven. También algunos traen a sus hijos y eso me llena el corazón" comenta Cintia sobre todo esto que la sobrepasa por la repercusión que tuvo pero muy segura de sus tijeras y de su pasión y como si hiciera falta comenta "mas allá de lo económico, cuando hago esto, que es lo que me gusta, me llena el alma, ver su alegría, su rostro, su sonrisa es impagable"

Cuando le consultamos las razones de su pasión, de su elección y nos cuenta "yo vengo de una familia clase media baja y mi papá me dijo alguna vez, estudia peluquería que nunca te va a faltar el trabajo, y así fue. He tenido altibajos en el trabajo, pero siempre pude hacerme de mi dinero y pude trabajar".  mientras se emociona casi hasta las lágrimas, aunque las enjuga y sigue con su trabajo tal vez por recordar algo del pasado que la estremece y a la vez la hace feliz, porque inmediatamente sonríe como si nada y como al pasar suelta "Si alguna vez, me dieron algo y hoy yo puedo dar algo de todo eso, me siento una afortunada de la vida".

Después de un lindo y grato momento, mientras Cintia sigue concentrada en su trabajo y ya casi sobre el final de la charla y del corte nos deja un anhelo y una conclusión llena de amor "me encantaría poder hacerlo en otros lados pero seguramente habrá quien tome el ejemplo, pero sobre todo para que sientan lo mismo que yo, que cuando me voy a dormir, lo hago con una sonrisa".

Te puede interesar