INSÓLITO: POR UNA DENUNCIA DE MALA PRAXIS NO PUEDEN TERMINAR DE VELAR A UNA ABUELA DE 92 AÑOS

Arequito 17 de julio de 2019 Por
SAMCo Arequito

Luisa tenia 92 años y en setiembre iba a cumplir sus 93 primaveras y estaba llena de vida. Anoche cuando todavía faltaban unos minutos para las 20:00 horas, estando internada en el SAMCo de Arequito por una recaída como cada tanto sucedía, estando rodeada de sus familiares, una enfermera del efector público arequitense, ingresó a suministrarle una inyección. Su familia sostiene que debía ser un complejo vitamínico, pero aparentemente, le fue suministrado por vía intra-venosa un antibiótico en base a penicilina, que le habría provocado su deceso inmediato.

Hasta ahí, esto es lo que se sospecha, puesto que la familia en un momento muy duro, al ser consultada por cual era el servicio de sepelios, informó a personal del SAMCo cuál era y prácticamente se desentendió del tema. Personal de la casa mortuoria retiró el cuerpo de la abuela y la familia asistió a la sala velatoria de la Cooperativa de Servicios CEODAL para velarla.

Todo ocurrió muy rápido. Desde la aplicación de lo que debía ser un complejo vitaminico y que habría sido un antibiótico, pasaron solo 20 minutos en los cuales el medico de guardia, la enfermera, la jefa de enfermera y el director mismo del nosocomio luego de infructuosos intentos de resucitación, le informaron a los familiares presentes el duro desenlace. Pero nada hacia suponer lo que vendría después.

Poco más de una hora después familiares y amigos de quien en vida diera todo, estaban llorando a la abuela Luisa pero apenas pasadas las 23:00 horas reciben un llamado telefónico desde el nosocomio, del director mismo pidiéndoles que alguien se llegue que debía informarle algo importante. 

Al llegar, una de las nietas al lugar, el Dr. Ricardo Salazar, Director del SAMCo arequitense le informa que había efectuado una denuncia en Fiscalía puesto que todo el caso se había desarrollado de manera no muy clara y que ante la duda, había tomado esa decisión, cosa que sorprendió sobremanera a la joven.

Ambulancias ArequitoSAMCo Arequito

Al llegar a la casa velatoria, personal de la Policía de Investigaciones de Casilda (PDI) ya estaba apersonado en el lugar y dialogaba con familiares informándoles que debían retirar el cuerpo de la abuela para llevarlo al Instituto Médico Legal (IML) de la ciudad de Rosario para realizar una autopsia ya que mediaba una medida judicial que así lo indicaba y que era una cuestión inapelable,

Todo sucedió entre las 20:00 y las 23:30 horas. De la alegría al dolor, del dolor al llanto, del llanto a la incredulidad absoluta, y de ahí a la impotencia de no saber siquiera si la abuela Luisa había fallecido por causas naturales o producto de una mala praxis, al haber recibido por vía intravenosa algo que no era.

"La abuela era alguien que regalaba vida, que era muy alegre y que a pesar de estar postrada por no poder caminar desde hace 6 años, permanentemente nos pedía cosas y bromeaba con nosotras" cuentan sus nietas.

El Dr. Salazar, expresó que "ya realizamos un sumario administrativo con la enfermera que administró la inyección, quien fue preventivamente apartada del cargo" y agregó que "luego de conocer los hechos ocurridos en la noche de ayer, tomé la decisión de hacer la denuncia correspondiente" indicando que la realizó por tratarse de una "muerte dudosa".

Dr. Ricardo Salazar
Dr. Ricardo Salazar - Director del SAMCo de Arequito

Ante la consulta, el directivo explicó que "el problema fue una indicación hecha a la paciente que no correspondía, pudiendo haber confundido una paciente con otra" pero no fue determinante, apoyándose en que "será la justicia quien determine que sucedió

"La denuncia fue posterior a que la cocheria se llevara el cuerpo, y hubo que investigar el caso, y no hubo certificado de defunción para proceder al velatorio, y hasta el momento, firmado por algún profesional del nosocomio arequitense no hubo" declaró Salazar explicando de esta manera todo lo ocurrido y la velocidad con que se sucedieron los acontecimientos, desembocando en tan ingrato momento.

Ahora, sin poder terminar de velar a la abuela de 92 años y darle cristiana sepultura, la familia debe encarar un lento proceso judicial para determinar, primero la causa del deceso y luego recién poder, retirar el cuerpo del Instituto Médico Legal (IML) de Rosario y recién ahí poder culminar el velatorio y hacer el duelo correspondiente, pero con el agravante de saber que Luisa pudo haber sido víctima de una mala praxis y no poder seguir disfrutando de su familia por más tiempo.

Insólito. Pero una vez más el nosocomio arequitense se ve envuelto en un hecho que coloca un manto de duda sobre su funcionamiento y su desempeño.

Boletín de noticias