Sigue la polémica

Locales 05 de febrero de 2016 Por
¿Nos pueden secuestrar el vehículo? ¿Si o no? Ante la divulgación y viralización de una publicación que cuestiona la legalidad de los secuestros de vehículos, ya sean motocicletas o automóviles, ante la comprobación de diversas faltas de tránsito, la Municipalidad de Casilda explica su punto de vista al respecto.
100_7022

Ante la divulgación y viralización de una publicación que cuestiona la legalidad de los secuestros de vehículos, ya sean motocicletas o automóviles, ante la comprobación de diversas faltas de tránsito, la Municipalidad de Casilda explica en detalle la legislación vigente y desestima los argumentos de la mencionada publicación:

"Circula un artículo bajo el título “¿Nos pueden secuestrar el vehículo? Qué dice la ley y qué hay que hacer”, y que a poco que investiguemos no encontramos firma de autor, siendo anónimo, y aparece, por ejemplo, como una entrada del blog “Taringa”, tal la seriedad del mismo. Sin embargo, producto de la mezcla de afirmaciones legales descontextualizadas o sometidas a reducciones improcedentes llevan al lector a una serie de conclusiones falsas que se resumen en su final “gente copien y peguen o compartan, no nos pueden quitar la moto!”

Para ordenarnos, iremos punto por punto:

1) Solicitar la presencia de un escribano. ¿A quién? La presencia de un escribano no es necesaria para la autoridad que realiza un control de tránsito, atento a que sus propios agentes dan “fe pública” de lo actuado, por lo tanto la recomendación sugiere confusamente a un Escribano que realice una constatación de lo que está sucediendo. ¿Puede un escribano hacerlo? Mientras no interfiera en el proceder de la autoridad, puede estar presente, pero debe aclararse que la autoridad no tiene ninguna obligación ni de esperar a que tal profesional llegue, ni de someterse a ninguna indicación del mismo. El texto pide la identificación de las personas actuantes, cosa que desde ya siempre se hace. Más abajo el texto recomienda que en caso de no encontrar un Escribano se busquen dos testigos, al respecto, es su derecho buscar testigos.

2) Exigir copia legible de la infracción que se confeccione. Técnicamente debemos hablar del acta de constatación de infracción y siempre debe entregarse copia al interesado, que debe querer recibirla. En nuestra ciudad se hace.

3) Que se practique inventario del estado del vehículo y sus pertenencias. En nuestra ciudad se hace.


4) Que se enseñe copia de la Ley Nº 24.449 donde consta la sanción. Es evidente que quien escribió no maneja las distintas competencias y la normativa de distintas jurisdicciones, por lo que habla en general de la ley nacional. No es necesario, en este punto sí debemos aclarar que en el acta de constatación de infracción debe figurar cuál es la infracción constatada que se le imputa. Muchas veces se hace marcando con tilde o con una “X” en un listado ya obrante en el acta como modo de individualizar la/s misma/s, en otras escribiendo la infracción constatada o un código que la vincula a un listado que figura al dorso.

5) O (4) atento a que el texto repite la numeración y luego la abandona. Que se informe adonde conducen la unidad y con qué seguridad cuenta. Corresponde informa adonde debe dirigirse para tramitar el reintegro de la unidad y juzgamiento del acta, lo cual consta en las actas de constatación que se entrega. En nuestra ciudad se informan los pasos siguientes a realizar.

Luego el texto recomienda no conducir la unidad a un lugar fuera de la vía de circulación, lo cual habilita a que se haga mediante una grúa. También recomienda no firmar el acta de constatación, lo cual es un derecho y no perjudica en nada al operativo, atento a que el agente actuante sólo aclara que se niega a firmar y continúa su labor. La ley 24.449 indica que la unidad puede ser remitida (si corresponde) mediante grúa o por conducción del conductor imputado al lugar de depósito. Al negarse a conducir (estando en condiciones) generará los gastos de acarreo.

Recomienda a continuación hacer una denuncia policial o exposición equiparando la situación a la sustracción de automotor, y si la policía no le toma la denuncia, concurrir a una Fiscalía. Al respecto por supuesto que cualquier ciudadano puede realizar la denuncia que considere pertinente. Desde ya que el secuestro preventivo es una de las medidas cautelares que contempla la ley, por lo que no se trata ni de un robo ni un hurto, pero puede realizar la denuncia que considere necesaria.

Expresa luego que los participantes del operativo son responsables por los daños. En todo caso la actividad del Estado puede generar responsabilidad, en cuyo caso el Estado responde por los daños que pudieren ocasionarse, desde ya que vale aclarar que siendo el secuestro una medida cautelar preventiva legal, las hipótesis de daños se reducen a circunstancias que se vinculen a la guarda de la unidad o a una medida cautelar preventiva que no encuentre una justificación.

Seguidamente recomienda iniciar una acción de amparo para recuperar su unidad, en lugar de presentarse a realizar el trámite administrativo correspondiente ante la autoridad municipal, y además iniciar una acción de daños y perjuicios. Se recomienda concurrir a un abogado a tal efecto. Ambas recomendaciones no deben ser tomadas a la ligera. Por supuesto que cada ciudadano puede recurrir a la institución jurídica que considere le asiste derecho, debiendo evaluar si un amparo es el medio jurídico idóneo para recuperar su unidad, y cuál es el daño que desea se repare. Insistimos, la recuperación se tramita mediante un procedimiento administrativo simple y rápido si se cuenta con la documentación en regla.

A continuación recuerda que el secuestro de una unidad sólo puede ser practicado por la orden escrita de un juez competente, secretario de Juzgado, Fiscal. Que la ley de Tránsito establece el carácter restrictivo del secuestro. Y es así. Un operativo de tránsito en el que finalmente se llegue a un secuestro de unidad es, sin dudas, una situación no frecuente, no general, sino por el contrario, excepcional y restrictiva. En nuestra ciudad, de todas las constataciones de infracciones de tránsito que se realizan, solo un número ínfimo genera el secuestro de unidad, repasemos algunos datos suministrados por el Tribunal de Faltas de nuestra ciudad:
2008 – 2016 61317 888 1.44%
2011 – 2016 34480 547 1.58%
2013 – 2016 15979 339 8.92%
2015 – 2016 4092 339 8.92%

Es claro que la Municipalidad de Casilda utiliza el secuestro de unidad como última razón del sistema de control, con un claro criterio restrictivo.

Pero además los secuestros se realizan por las circunstancias que tanto la normativa nacional como la local autorizan, siempre como medida cautelar preventiva.

El texto indica que no es causal de retención el estado de ebriedad del conductor.
Finalmente indica que todo funcionario que realice estos secuestros comete el delito de abuso de autoridad."

Habrá que ver como continúa esta situación. Lo que si es seguro es que la polémica continuará...

Fuente: Prensa Municipalidad de Casilda -  (La Imagen es ilustratva)

Te puede interesar