La cola del tornado

Regionales 08 de febrero de 2016 Por
Una cola de tornado golpeó al Parque de Actividades Económicas de Rafaela donde alrededor de 20 plantas industriales sufrieron daños que van desde la destrucción total hasta la voladura parcial del techo.
17071_G

Una cola de tornado golpeó al Parque de Actividades Económicas de Rafaela donde alrededor de 20 plantas industriales sufrieron daños que van desde la destrucción total hasta la voladura parcial del techo.

No hay energía eléctrica en la zona y diagraman un operativo de seguridad especial. Si la tormenta hubiera sido en un día laborable estaríamos ante una tragedia de magnitud.

La tormenta que se sintió en la noche del domingo al lunes en Rafaela golpeó con toda dureza al Parque de Actividades Económicas de Rafaela, donde una cola de tornado arrasó la zona noroeste del área. El saldo es de pérdidas millonarias por los daños materiales que sufrieron algunas plantas industriales.

El viento afectó a unas veinte plantas aproximadamente. El Taller de Zincado Wilde, de Juan Aguirre, fue el más afectado: la estructura completa de la planta se derrumbó, aplastando maquinarias, las oficinas y un automóvil Fiat Palio que se encontraba en el interior.
"Todavía no caigo de lo que pasó", decía su titular Juan Aguirre.

La planta de la firma Unitec, que pertenece a Edmundo López, presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Rafaela, estaba sin maquinarias, pero en su etapa final de construcción. Tres cuartas partes de la estructura fueron arrancadas de cuajo y cayeron sobre la calle, volando en dirección S-O hacia el N-E. Al lado, la planta de la imprenta Peacock también perdió el ala Oeste, quedando una parte de la misma al descubierto.

Cruzando la calle, la fábrica de cadenas Arruca sufrió el derrumbe de la parte Norte de la planta, que cayó sobre las maquinarias.

Desarrollos Industriales SA, de Andrés Ferrero -quien preside la Asociación PAER- sufrió la voladura de una línea de chapas del techo, en tanto que otras empresas sufrieron también serios daños, o la voladura parcial de techos.

En toda la zona también se produjo la caída de postes y tendidos eléctricos de media y baja tensión, en tanto que también quedó destruida la red de comunicaciones telefónicas. Algunas chapas volaron más de 400 metros y quedaron esparcidas en campos vecinos.

El hecho de que el fenómeno se haya registrado a la madrugada de un día feriado evitó que este lunes de Carnaval se convirtiera en una jornada trágica para la ciudad, ya que no había gente trabajando ni turnos laborales en las empresas. Esa circunstancia hizo que no se registraran víctimas personales.
Durante la jornada de hoy habrá patrullajes especiales de la policía y de la GUR, en tanto que la energía continuará interrumpida hasta tanto se pueda restablecer el orden en el sector.

Fuente: 3470 Noticias

Te puede interesar