La nona peregrina

Generales 24 de febrero de 2016 Por
Hace casi un año para esta época, llegaba a la ciudad, Emma Moronsini, la abuela peregrina que venia caminando sola pero acompañada por miles de fieles desde Tucumán y camino a Luján.
Ver galería Emma-Moronsini_edit_1
1 / 4 - Emma Moronsini

Hace casi un año para esta época, llegaba a la ciudad, Emma Moronsini, la abuela peregrina que venia caminando sola pero acompañada por miles de fieles desde Tucumán y camino a Luján.

Emma tiene una vitalidad envidiable, tenia entonces 91 años cumplidos el 8 de enero último y salió caminando desde San Miguel de Tucumán con destino a la basílica de Luján el 27 de diciembre de 2014.

Para esta titánica misión llevaba una promesa y un pedido a la Virgen por los jóvenes y la paz del mundo.

Recuerdo que llegó acompañada por la Ruta S26 por fieles de Carcarañá una mañana de mucho calor y a unos 7 kms de la ciudad mucha gente de la ciudad la estaba esperando y luego de una breve pausa a mitad del camino, continuó a paso firme hacia Casilda, adonde llegó por el Bv. Lisandro de la Torre, donde la esperaba una verdadera multitud.

Recordemos que Emma Moronsini no tiene familia y su casa está en Castiglione delle Stiviere, en la provincia de Mantua, en el norte de Italia. Ya realizó caminatas como esta por Polonia, Israel, México y Brasil. Siempre de a pie y llevando solamente una valija y un paraguas en su “carello” de dos ruedas. El resto lo recibe del cariño de la gente en cada pueblo por el que pasa.

“Soy feliz caminando”, dice Emma en voz baja mientres recibe los besos y las caricias de la gente que la espera y la acompaña. Emma sonríe siempre. Todos quieren tocarla y besarla. Saluda como si fuera una vecina de toda la vida.

Su cuerpo es diminuto. Lleva anteojos y un gorro para el sol, zapatillas deportivas y chaleco color naranja que la hace muy visible en la ruta. Hay que verla caminar. Contagia vitalidad. Habla italiano con algunas palabras en español y todo lo hace, explica, como un “sacrificio para la Virgen por la paz en el mundo, la juventud y por todas esas familias que hoy están divididas. Muchos están separados, algunos conviven pero no son esposos, o no tienen hijos. Es muy triste”.

Un grato recuerdo de una magnifica persona que contagia mucha luz y su paso por la ciudad.

Te puede interesar