OBSESIONES 2.0

Generales 18 de marzo de 2016 Por
Lo padece el 3% de la población. Como una obsesión enfermiza, consultan la Web para encontrar las razones de diferentes afecciones que creen tener. En la base de quién padece esta patología hay un desmedido miedo a la muerte.
hipocondria 3

Seguramente más de una vez te refugiaste en la frase "Lo importante es la salud", enredada en situaciones conflictivas cotidianas. O, frente a la torta de tu cumple, a la hora de pensar los deseos, no podía faltar entre ellos el de "salud para todos". Si bien es esperable la preocupación por la salud, cuando está acompañada por un alto grado de ansiedad y distrés que persiste más allá de las evaluaciones positivas médicas, estamos frente a un cuadro de hipocondría: la persona que la padece teme estar enfermo y no haber sido diagnosticado. Temor que, transformado en obsesión, los hace consultar en forma compulsiva en la Web sobre síntomas de diferentes afecciones que creen tener. Haciendo su propio diagnóstico, se automedican, dando lugar a la cibercondria, que padece un 3% de la población.

En general, quien padece hipocondría digital tienen una tendencia a centralizarse en sensaciones corporales, tendiendo a evaluarlas como patológicas, amplificándolas hasta tomarlas como un indicador de enfermedad. Esta creencia hace que siga alimentando su conducta compulsiva, a través de la búsqueda constante de diagnósticos y tratamientos, lo que aumenta -a su vez- la preocupación, los pensamientos obsesivos focalizados en la salud, el miedo y la ansiedad. Esto, finalmente, afecta la calidad de vida de quien lo padece a nivel familiar, social y laboral.

Es cierto que la excesiva información que hay en la Web, hace que cada vez sea mayor el porcentaje de personas que consulten. Algunas, con los resultados de los estudios médicos en mano y otros lo hacen con los síntomas físicos y/o emocionales que padecen, buscando en los portales su diagnóstico, pronóstico y tratamiento. Tanto unos como otros corren el riesgo de una mala interpretación de los síntomas y/o de la información al consultar al “médico web”. Y un alto porcentaje termina padeciendo cibercondria. Quién lo padece hace una valoración catastrófica de las sensaciones corporales, pasando de una consulta web de una migraña, a creer que tiene una enfermedad terminal.

Esta enfermedad aparece en general entre los 30 a 55 años y comienza a gestarse muchas veces en la infancia. En familias donde el tema de la salud es central y tanto los síntomas físicos y/o enfermedades simples se viven con mucha angustia, ansiedad y miedo.

Te puede interesar