FRENO AL AUMENTO

ULTIMO MOMENTO !! 28 de marzo de 2016 Por
Boasso pide frenar el excesivo aumento de las tarifas de energía eléctrica. La iniciativa se realiza por los cientos de reclamos de vecinos de la ciudad y la región.
epe-2016-01

Los usuarios de Rosario reclaman no poder pagar las boletas y denuncian constantes cortes de energía. Incluso hay viviendas que ni siquiera reciben los 220 voltios adecuados y sus electrodomésticos se descomponen.

El Concejal Jorge Rosario Boasso impulsa el rechazo a los desmedidos aumentos en la factura de luz que aplicó la Empresa Provincial de la Energía. El edil, a través de un decreto, encomienda al Poder Ejecutivo de nuestra Provincia a que intervenga, frene el incremento y establezca un tope en relación a la paritaria docente o de empleados de comercio.

La iniciativa expresa el reclamo recibido por cientos de vecinos que vieron reflejado el excesivo porcentaje en sus boletas y que para abril llegarán a un 100 por ciento en relación a los últimos meses del 2015.

“Hemos recibido numerosas quejas de vecinos que sufren permanentes cortes de luz, e incluso barrios de Rosario que reciben mucho menos de los 220 voltios correspondientes, lo que causó daños en electrodomésticos. A este pésimo servicio se le suma un desmedido aumento en las boletas de luz”, detalló Boasso y puntualizó: “Pedimos que frenen el incremento realizado y establezcan un máximo según la paritaria docente en nuestra provincia”.

Se conocieron cifras oficiales que ubican a la EPE liderando el ranking de reclamos por parte de los usuarios. La denuncia más recurrente es por sobre facturación en el consumo. Los vecinos se sienten a la deriva y desprotegidos ante los abusos de esta empresa provincial. “Lifschitz tiene la obligación de dar explicaciones al respecto”, remarcó Boasso.

En Santa Fe se paga la tarifa eléctrica más alta del país. En la última década la EPE fue ajustando anualmente la misma, acumulando durante ese período un incremento en torno al 335 por ciento. El 1º de diciembre pasado la aumentó un 26,9 por ciento, en febrero se sumó otro de entre el 42 y el 58 por ciento. Estos ajustes con porcentajes exorbitantes son imposibles de afrontar por los usuarios

Te puede interesar