TIERRA DE NADIE

Locales 28 de marzo de 2016 Por
Al principio parecía la solución a los problemas ante la falta de terrenos urbanos a precios accesibles para la clase media, pero terminó en si mismo, siendo el problema el propio loteo, que hasta el día de la fecha sigue en veremos. Esta es la historia de TIERRA DE SUEÑOS CASILDA. que se repite y se recicla.
Ver galería IMG_3945
1 / 13 - Tierra de Sueños Casilda - Ruta Nacional 33 y Bv. Italia

El primer contacto de Alberto Di Carlo con el tema inmobiliario fue con la revista que creó en 2005: “Casas y terrenos”. Con esa publicación el flamante empresario vio el filón del auge de la venta de propiedades en Funes y Roldán, dos localidades que a partir de la inauguración de la autopista Rosario-Córdoba y las obras de defensa contra las inundaciones en el Ludueña absorbieron la demanda de tierras para la construcción de viviendas permanentes. Esas zonas donde se construían casas de fin de semana pasaron a alojar en poco tiempo contingentes de familias permanentes. Pero muy pocos pensaron que en apenas cinco años Roldán y Funes iban a alojar 26 proyectos inmobiliarios, que tienen más de 25 mil lotes, lo que reconfigura una zona cuya fisonomía enfrentará cambios severos.

Con más de 10.630 lotes, Di Carlo es el principal jugador de esta recolonización del Gran Rosario. A la par de la tarea religiosa como pastor de la iglesia evangélica bautista, Di Carlo, quien en ese momento vivía en Funes con su esposa, decidió probar suerte con un pequeño emprendimiento inmobiliario en esa localidad.

Maestro mayor de obras de profesión, Di Carlo levantó siete viviendas estilo dúplex en Funes, que luego vendió a través de la inmobiliaria Crescenti, un corredor que después seguirá atado a Di Carlo con el resto de sus desarrollos inmobiliarios. Este hombre de 40 años, además de empresario exitoso, siguió atado a su labor religiosa vinculado al ministerio Redentor, de San Lorenzo, liderado por el pastor Daniel Cattáneo. Con el apoyo de ese ministerio, Di Carlo pone en funcionamiento en avenida Alberdi 620 la iglesia que lleva el mismo nombre. Muchas cosas están ligadas a lo pastoral en la vida de este hombre de vestir austero. Aldo Martín, su contador, es otro pastor de la comunidad bautista y fue uno de los gerentes de la tradicional fábrica de corpiños de la zona sur Boscono. Martín incursionó también en la política en las últimas elecciones, con el respaldo de Cattáneo, al lanzarse como candidato a diputado nacional por el partido Política Abierta para la Integridad Social (PAIS), cuya lista estaba integrada por 18 pastores evangelistas.

Di Carlo también probó suerte con la organización de eventos y montó la muestra Expo Verano Funes, una idea que se gestó a partir de las relaciones que se iban tejiendo con la revista. Pero el salto más grande de su vida en materia económica lo dio un año después: el 29 de enero de 2008 anotó en el Registro Público de Comercio (T° 159 F° 1.664 N° 132) la firma Aldic Emprendimientos Inmobiliarios SRL.

Nada quita que alguien pueda progresar en la vida, y de hecho es loable que así sea, pero hacerlo a costas de manipular el sueño o la ansiedad de mucha gente, ya es otra historia. Y vaya si es toda una historia.

Fundó, como dijeramos, entonces la empresa ALDIC, acrónimo de su nombre propio: Alberto Di Carlo, con su esposa Josefina Borlenghi como socia y luego consigue asociarse a un señor inglés, Jhon Fisher, quien adquiere una parte mayoritaria de la empresa en la suma de 2 millones Euros y partir de ahí consiguen adquirir la primer parcela de terrenos bajos (o zonas inundables) y realizar el primer loteo, al que decidieron llamarlo Tierra de Sueños.

Claro, la voz que había escuchado remite a le necesidad de la clase media de poder alcanzar y comprarse un terreno para construirse su casa propia, como corolario de aquello que, el casado casa quiere. De esta manera y luego de conformar otra empresa junto a su esposa también llamada Tierra de Sueños SRL deciden expandirse y compran primeramente, en jurisdicción de la ciudad de Roldán, las primeras 40 hectáreas a la vera del Arroyo Ludueña y lanzar el barrio abierto Tierra de Sueños II y seguidamente un lote aledaño y lanzar Tierra de Sueños III, totalizando entre los 3 emprendimientos más 10.000 lotes.

La situación económica favorable, la necesidad de tierras urbanas, las ansias políticas de los caciques locales, el marketing y la parafernalia hicieron el resto. El problema es que los únicos perjudicados terminarán siendo los compradores como veremos más adelante.

Como si no fueran poco los 3 barrios en plena expansión, en 2009, año de elecciones, deciden ampliar su oferta y se expanden a ciudades más externas desde Rosario, como son Puerto San Martín, Arroyo Seco y por supuesto Casilda, lanzando los proyectos Tierra de Sueños PSM, Tierra de Sueños Boating y Tierra de Sueños Casilda, respectivamente. Esto va a sumar en total la friolera de más de 16.000 lotes. Lo cual no es para nada menor. Ese año además, allegados y familiares al pastor incursionan en listas de pre candidatos y candidatos, valiéndose de varios partidos “que se alquilan” como PAIS y UNITE. Si hacemos memoria, en Casilda hubo precandidatos “evangélicos” en el sello UNITE ya que al fracasar sus negociaciones con figuras fulgurantes de la política local, tuvieron que optar por su propio espacio “alquilado” pero con magros resultados en las urnas.

Volviendo a los nuevos desarrollos, aquí en Casilda, después de la presentación de las respectivas maquetas y dibujos de situación actual y futura, el estamento político también “compró” la idea y la re-vendió como la panacea de la tierra propia.

Transcurrió el 2010, y sobre el final, el Día de los Santos Inocentes, se sancionó la Ordenanza 1922 que dio parámetros formales al emprendimiento. Lo curioso fue que desde el Día de los Inocentes y hasta el Día de Reyes, ya habían organizado, desarrollado e invitado a un importante y variopinto número de personas y personalidades locales a un lujoso lanzamiento en un Club céntrico de la ciudad, donde no faltó nada: mujeres, glamour, globos, fuegos de artificio, maquetas, buena música, y sabrosas amenities y sanguchitos, y por supuesto todo regado generosamente con un buen champagne importado. Velocidad supersónica para preparar, organizar e invitar a tanta gente no? Bueno, así de rápido resultó ser todo.

Claro está que después de tanta algarabía, y en muy poco tiempo ya habían puesto en cartera a la sociedad casildense habiendo conseguido vender más de 350 lotes. Aclaremos: vendido y cobrado en un 100%.

Las discusiones sociales y políticas al respecto no estuvieron exentas de acaloradas meas de café, donde se debatía acaloradamente como si unos estuvieran a favor y otros en contra de la llegada del futuro a la ciudad. A tal punto llegaba la cosa. O estabas favor del progreso o estabas en contra. Urgencias llamativas que hacían desconfiar hasta los santos.

La cosa es que aprobada la ordenanza en cuestión, y por supuesto con una serie de obras por venir, formalizada la compra del “campito” de 40 Has sobre la ruta 33, entre el Candelaria y el Bv. Italia, entraron las motoniveladoras en acción. El progreso es así de rápido. El orden vendrá luego.

En pocos días las calles y avenidas tomaron forma y todo parecía ir viento en popa. Rápidamente tomaba forma un Salón de usos múltiples, una piscina de forma trebolar, un par de canchas de tenis de polvo de ladrillo y también unas canchitas de fútbol con césped sintético. La propaganda hacía lo suyo y los corredores inmobiliarios hacían su agosto. Más que agosto, era para Octubre que se decía que todo iba a estar listo. Claro, nunca se supo que octubre. Pero hablar mal parecía una herejía, y nadie decía nada.

La cuestión es que una cosa lleva a la otra y lo único que aparecía en cada octubre eran las excusas sobre la conclusión de las obras. Hasta que una comisión de Obras Publicas del Concejo Deliberante decidió tomar cartas en el asunto y vistoriar el lugar. Claro, pasaron 5 años desde aquella linda y opípara fiesta. Nada.

Pero en el medio pasó de todo. Inclusive el gobierno nacional del momento, lanzó una línea de créditos hipotecarios para quien tuviera terreno propio básicamente y así pudiera construir su casa con fondos originados en los fondos administrados por el Anses básicamente. Parecía la conjunción perfecta para quien había comprado un “terrenito” (en este y en los varios loteos que tenía la ciudad para ese momento). Esa fue la gota que rebalsó el vaso.
La cuestión era que nadie había podido escriturar porque el barrio seguía siendo un pedazo de campo para fines catastrales y nada hacía prever que eso cambie ya que las obras enunciadas no estaban y había poca mira de que estuvieran en tiempo y forma.

Los compradores (o a esta altura meros “prestadores” de dinero al emprendedor) no podían hacerse del lote comprado y mucho menos escriturarlo. Recordemos que los 375 lotes vendidos a la fecha fueron, no solo vendidos, sino cobrados en su totalidad. Ahí fue cuando la presión hizo con que el Concejo tome cartas en el asunto y decida el Día de San José de 2015 (19 de marzo) no sin antes recordar que es otro año electoral, promulgar en base a la vistoría realizada, modificar las reglas de juego y exigir mejoras, condiciones y plazos al emprendedor.

No podemos continuar sin antes detenernos brevemente en las obras que debían estar listas para octubre. Bueno, bueno… ya sé que no sé qué octubre era. Pero las obras deberían haber estado ahí. Repasemos:
- Apertura y ripiado de calles, con cordón cuneta en las avenidas y bulevares.
- Arbolado urbano de calles y avenidas
- Iluminación publica integral del loteo
- Tendido de líneas de baja y media tensión de energía eléctrica en todo el loteo
- Servicio de agua potable para todos y cada uno de los 750 lotes.
- Servicio de cloacas para todos los lotes.
- Gas natural para cada lote
- Ampliación de la planta de tratamiento de residuos cloacales para la carga que significaría el barrio.
- Construcción de estación de elevación y bombeo de residuos cloacales ya que el loteo está aguas debajo de la planta de tratamiento situada en Ruta S26 prolongación del Bv. Lisandro de la Torre.
- Ampliación y perforación de un nuevo pozo de agua potable en el predio de Aguas Santafesinas S.A. (ASSA) en Bv. América y Bv. Ovidio Lagos.
- Conexión de Agua potable entre la planta potabilizdora de Aguas Santafesinas S.A.(ASSA) y el barrio.
- Ordenador de tránsito para ingreso y egreso del barrio abierto con seguridad desde y hacia Ruta Nacional 33

Entre otras cuestiones, claro está. Bien. De los 3 primeros ítems, podemos decir que se hicieron con mucha rapidez ya que eran necesarios para “mostrar” el avance del barrio y poder seguir vendiendo la idea. Ya el tendido de las líneas de baja y media tensión, puede que esté pero no en su totalidad pero no hay ningún tipo de aprobación por parte de la Empresa Provincial de Energía (EPE)

El tendido de las cañerías de agua potable, dicen desde la empresa que estaría en un 80%, pero todavía hay almacenados muchos caños en el lugar lo que cubriría más del 20% faltante y no hay planos aprobados por ASSA que aporte la empresa que demuestren lo contrario.

Algo similar sucedería con el tendido de cloacas. La empresa habla de un tendido actual del orden del 70%, pero no es comprobable a la fecha.

El gas natural, directamente se desestimó como obra y ya ni siquiera está dentro de los temas pendientes.
La ampliación de la planta de tratamiento de residuos cloacales está en marcha ya que es una obra que debían encarar en conjunto con otros loteos como Casilda Town y Los Soles pero sin haber podido comprobar cuanto aportó Tierra de Sueños Casilda.

La perforación de un nuevo pozo fue realizada y actualmente el Pozo Nro. 28 de ASSA correspondería destinarlo al abastecimiento del barrio.

Hasta aquí hay cosas terminadas, o casi terminadas, o en fase de culminación. Solo faltan detalles. Y detalles que no son menores: la conexión de agua potable son casi 7 kilómetros hasta la planta potabilizadora y la conexión de cloacas son 1500 metros, sin considerar que la estación de bombeo y elevación no existe, pero no nos consta que hayan sido ingresado siquiera el inicio de trámite solicitando a Vialidad Nacional el pedido para atravesar con estas 2 conexiones por debajo de una Ruta Nacional, cosa que sabemos porque hemos consultado, que no es un trámite simple que sea expeditivo, sino todo por el contrario, suele llevar mucho tiempo, inclusive años.

Demás está decir, que sobre el ordenador de tránsito ni siquiera marcaron tiza la ruta o mostraron algún proyecto para analizar y evaluar la obra. Igual que las conexiones de agua y cloacas, esta obra también deberá pasar necesariamente por la aprobación de Vialidad Nacional y por supuesto tiene muchas implicancias y complejidades. Y si no miremos la obra de Ruta 178 y Ruta 33… de muestra nomás.

En los últimos días, y posterior a la cobertura mediática, sobre todo la llevada adelante por Radio Más 99.7, desde la Municipalidad y como lo decíamos, se realizó una auditoría de los trámites y en el lugar para constatar lo realizado y lo faltante, para luego informar al pleno del Concejo Deliberante para ponerlos al corriente de la situación.

También motivó que un representante de la empresa desarrolladora se hiciera presente en la ciudad para reunirse con el Secretario de Planeamiento de la Municipalidad, Ing. Fernando Sambraillo, y la idea era poder tener su palabra también para nuestro medio, pero lamentablemente, no se pudo presentar por compromisos urgentes.

Eso sí, también pasó por la ciudad un canal de televisión de Rosario, y milagrosamente hablando, los pastos (al menos algo) aparecieron cortados. Si se quiere, toda una muestra de cómo funciona el emprendimiento.

Habrá que seguir informando sobre el estado de situación del loteo para ver si como se comprometieron, arrancan las obras en abril y las terminan en 9 meses.

¿Nacerá algo de todo esto? Quien lo sabe. El barrio, que todavía no es loteo y que solo parece un pedazo de campo con postes de luz y una que otra calle, algún día tendrá alguna vivienda.

Te puede interesar