VIVIR COMO PERROS

Locales 06 de abril de 2016 Por
En cada lluvia se repite el drama: los vecinos tienen que hacer malabares para salir de sus casas, los remises no entran a los barrios con calles inundadas, el problema del barro y del agua que demora en escurrir. Mirá las fotos. Solo algunas...

En cada lluvia se repite el drama: los vecinos tienen que hacer malabares para salir de sus casas, los remises no entran a los barrios con calles inundadas, el problema del barro y del agua que demora en escurrir.

No hablamos de gestiones municipales ni de gobiernos pero si de la calidad de vida de los vecinos, fundamentalmente de Nueva Roma.

Cada vez que llueve mucho (y en algunos lugares ni siquiera eso) las calles del barrio se transforman en un verdadero lodazal, y los vecinos ya están cansados de pedir y manifestarse. Lo hicieron antes, innumerables veces y ya lo están haciendo ahora de nuevo. Pasan los gobiernos y el barrio sigue padeciendo y la secuencia es inevitable. llueve, se inundan las calles, a veces las casas, no se puede transitar, los remises no salen, los chicos no pueden ir ni a la escuela, las personas deben hacer malabares para llegar a sus trabajos en condiciones dignas, la basura se acumula en las zanjas y cunetas, las alimañas proliferan, las enfermedades amenazan, todo esta sucio, el tiempo pasa, nadie hace nada.

Así la secuencia se repite como un círculo vicioso del cual nadie puede escapar.

Hace tan solo 2 años que se asfaltó la diagonal Roma y ya parece el valle de la luna, y ahora la tan ansiada escuela de Nueva Roma avanza y eso será otro dolor de cabeza a solucionar.

Hoy en la única escuela del barrio, la N°485, "Aristobulo del Valle" , concurren casi 1000 alumnos, y días con temporales como estos llegan a no poder concurrir casi un 25%. Y no pueden ir porque no quieren o no están dadas las condiciones dadas por parte de la institución. No. No puede ir porque muchos tienen pudor de llegar todos embarrados a clase. Todavía hay dignidad en ellos. Y algo de vergüenza.

Tal vez de ellos deberían aprender muchos dirigentes que se llenan y llenaron la boca hablando de los pobres, los humildes y lo único que llenaron fueron sus bolsillos. 

Triste situación que deben vivir vecinos de la ciudad. Que lejos estamos de volver la "villa más bonita" de la cual inclusive se jactaban quienes ni siquiera caminaban los barrios.

Triste realidad de quienes están "obligados" a vivir como perros.

Te puede interesar