INFLACIÓN - DOLAR - BANCOS

Economía 28 de julio de 2016 Por
Inflación y dólar, en el banco de pruebas. En la Casa Rosada aseguran tener datos firmes sobre la baja de la inflación en julio.
127547_economia

Y en el Banco Central aseguran que con la cantidad de dinero creciendo al 17,5%, como lo viene haciendo, el camino descendente de la inflación está asegurado.

Los datos cobran relevancia pero más aún la idea oficial de que el esquema antiflacionario enfrentará una prueba difícil en los próximos meses.

Dentro y fuera del Gobierno existe la convicción de que el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, es el que lleva la batuta en materia de lucha contra la inflación con su política de reducir la cantidad de dinero y mantener relativamente altas las tasas de interés.

De hecho, anteayer y cuando las expectativas sobre los aumentos de precios aparecen moderadas, el Central decidió mantener en 30,25% anual las tasas de las letras que sirven cómo indicador del costo del dinero en el mercado.

Esa política, que merece reparos de algunos ministros, es avalada con claridad por el presidente Mauricio Macri y por su mano derecha, el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Las críticas a la política de contracción monetaria y tasas altas provienen de economistas y funcionarios que piden una baja más rápida de las tasas de interés, en el intento de abaratar el costo de los créditos y favorecer una reactivación de la actividad económica que aún aparece lejana.

La mayoría de los datos de actividad del primer semestre dan para abajo y no se notan los "brotes verdes" que permitan prever alguna mejora, al menos, hasta los tres últimos meses del año.

Los pronósticos inflacionarios de julio varían bastante entre los privados y los oficiales.

Las estimaciones preliminares de las consultoras Elypsis y Bein marcan un aumento del costo de vida entre 1,7 y 1,9 por ciento, con una baja sensible del ritmo de suba respecto del mes anterior, mientras que el índice de la Ciudad crecería en torno de 2,3%. El del INDEC se mantiene sin filtraciones.

En el Central están convencidos de que, a poco de consolidarse una supuesta baja de la inflación, aparecerán reclamos empresarios por una suba del dólar para favorecer las exportaciones, licuar el poder de compra de los salarios o frenar importaciones. Pero, creen que no tendrán éxito.

Dicen en el Gobierno que la economía está frente a "un verdadero cambio de régimen" que es la persistencia del esquema de contracción monetaria (en la creencia de que reducir la cantidad de dinero hará bajar la inflación) y tipo de cambio flotante.

Aseguran que Macri está convencido de ese esquema y que, aunque las presiones serán grandes, no cambiará porque el Presidente está mirando el largo plazo.

Fuera del Gobierno, las dudas se agigantan.

Por un lado, porque si la inflación no baja rápido, el atraso del tipo de cambio se profundizaría y comenzarían las dudas sobre la viabilidad en el mediano plazo del esquema.

Y por el otro, porque existe la impresión de que Macri ya tiene en la cabeza las elecciones legislativas del año próximo e intentará que una mejora de la economía lo ayude.

La discusión sobre la posibilidad de que el dólar se vuelva a atrasar va en ascenso, pero en el corto plazo parecería inevitable.

Es fuerte el ingreso de dólares por especulación, inversión y salida al mercado de las provincias. Y se espera que el blanqueo tenga éxito.

En otras palabras, el país tendría asegurado el abastecimiento de dólares en el corto plazo y la posibilidad de un dólar girando en torno a los $ 15 un tiempo más no parece descabellada.

Incluso desde afuera del Gobierno va cobrando forma la crítica que dice que las tasas altas y el dólar relativamente atrasado son casi los únicos dos instrumentos en la lucha antiinflacionaria de corto plazo.

El resto lo hizo la caída del poder de compra de los salarios después de la devaluación y el aumento de tarifas.

Pero en ese punto surgen los interrogantes sobre los pasos económicos de Macri con la mirada puesta en 2017.

La evolución del PBI en los últimos años (ver gráfico) demuestra que la política económica reciente transita ciclos bianuales, cayendo en los años pares, en los que no hay elecciones, para recuperarse en los impares, de comicios legislativos o presidenciales.

Esa regla no escrita demostraría que los gobiernos intentan devaluar y hacer caer el poder de compra de los sueldos en los años pares para impulsar el resultado opuesto en los impares.

Así, por esa regla de los opuestos, si este año el dólar y la inflación le ganan al aumento de los salarios, para 2017 habría que prever el resultado contrario.O sea, que los sueldos aumenten por encima del dólar y de la inflación.

Desde ya, los funcionarios negarán que ese razonamiento tenga algo que ver con lo que piensan la Casa Rosada o el Banco Central.

Las señales que emite el Central apuntan a reiterar que no les preocupa el precio del dólar y tal vez lo hacen por tener la certeza de que cuentan con el financiamiento suficiente para sostener el dólar en el valor que quieran.

Pero, aseguran, están buscando imponer la idea de que se trata de un nuevo esquema, que no se cambiará y al que habrá que adaptarse.

Mientras tanto, cerca del jefe de Gabinete se sigue con atención cuántos gremios y por cuánto firmaron las paritarias con aumentos que caen en la segunda parte del año.

Los empleados de la administración pública, por ejemplo, acordaron que la paritaria se completa con un 12% en agosto, los trabajadores rurales con un 16% en septiembre, la alimentación con 11,9% en noviembre y comercio con 16% en septiembre.

Son algunos de los gremios que completan los aumentos salariales anuales a partir de julio y su mejora en el poder de compra, frente a una inflación declinante, se constituye en un argumento de peso para esperar alguna mejora en el consumo en la última parte del año.

En materia económica, después de la celeridad en la salida del cepo cambiario y en el cierre del acuerdo con los fondos buitre, los resultados van ahora mucho más lento, tanto para bajar la inflación cómo para visualizar una mejora de la actividad.

Boletín de noticias